Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

27 mayo 2014

25 años de Pryca

No sé en qué medida su apertura cambió el panorama comercial de Palencia porque yo era un crío de 5 años. Supongo que bastante. El caso es que yo no tengo el recuerdo de su no existencia.
El Centro Comercial Las Huertas cumple 25 años. Para nosotros, los chavales de mi generación y nuestros padres, seguirá siendo Pryca porque era donde íbamos todos: a Pryca, y no a Las Huertas, que nos sonaba a las del Obispo. Cuando entró una palabra tan difícil como Carrefour, lo mejor fue seguir llamándolo Pryca.
Ir al primer gran centro comercial de nuestra ciudad, con todos los respetos a mi respetada Calle Mayor, era ir a hacer la compra del mes, la "carrada", que diría mi padre. Luego, estaban las tiendas, pero es que en Pryca había de todo: comida, cedés, ropa, plantas... Todo estaba ahí. Y tenía un gran aparcamiento.
Tuve cierto cachondeo cuando, recientemente, algún compañero de trabajo madrileño me decía que, en el cole, ellos iban a ver la fábrica de Mahou y yo conté que, una vez, me llevaron a Pryca, donde nos enseñaron absolutamente todo y, además, el de decoración, nos hizo un cartel dedicado a nuestra clase (4º B, creo recordar) con los rotuladores y estilo de letra con los que hacía los de las ofertas. Quizás por ser niños, nos hizo una ilusión tremenda y no lo quitamos hasta el último día de junio.
¡Y había carreras populares! Apuesto a que se pueden contar por decenas los cajones que aún guardan camisetas de las marchas populares que organizaba el hipermercado. En mi caso, fue la única vez que, por causas más o menos deportivas, me he puesto un dorsal.
Por los pasillos del centro pasó el primer cine que tenía, de forma regular, sesiones de cine las mañanas de los domingos. Y acabó fracasando. Se ve que, los fines de semana, costaba llevar a la gente allí, teniendo el Avenida más cerca. También abrió una sala de recreativas que tenía unas máquinas alucinantes. No recuerdo cuáles, pero eran grandes, y muy caras. Pero como íbamos en grupos grandes, siempre había alguno que echaba y, a mí, me servía.
Había una tienda de animales con un montón de peceras. También una hamburguesería (¿Goofy?), en el que celebré, con amigos, y apenas 12 años, uno de los cumpleaños más surrealistas que recuerdo. Y había un C&A. Hubo una Administración de Loterías, impensable que no haya una en un Centro Comercial, y aunque acabó cerrando, sé de buena tinta que hay quien se ha interesado en calcular si sería rentable reabrirla.
Los comercios abren, se expanden, cierran y, a veces, se reciclan. El Centro Comercial Las Huertas sigue siendo un referente en la vida diaria de Palencia. Carrefour tiene el mayor peso y, quizás, por ser ahora  mayor, me fijo en el resto de tiendas que antes pasaban más desapercibidas. Parece que goza de buena salud, y es más que un simple espacio de compras. Nuestro 'Pryca' acabará siendo un bunker que, con sus más y sus menos, resistirá a las crisis y otros reveses del tiempo. 25 años no se cumplen todos los días.

1 comentarios:

A las 28/5/14 20:33 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo recuerdo el viaje mensual al Continente de Parquesol, antes de que abrieran Pryca aqui. Los unicos locales que continuan desde el primer dia son, la tienda de animales y el Banco Santander.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal