Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

24 mayo 2016

El efecto muscular

Decía José María García: «Que hablen de ti, aunque sea mal, pero que hablen». El publicista Risto Mejide rechaza la indiferencia. Y el CD Palencia ha conseguido que se hable de Palencia. Quizás no muy bien, pero se ha hablado. Palencia, gracias a la camiseta de los 'musculillos', ha estado en boca de medio país y en parte del mundo.
Es verdad que el debut con uno de los uniformes más terroríficos de la historia del fútbol fue desafortunado, principalmente, como consecuencia de un pésimo y polémico árbitraje, si bien la eliminatoria ante el Loja se puede remontar.
Pero el camino hasta debutar ha sido interesante. 'El Palencia' se convirtió en TT inmediato y aquellos medios que recogieron la noticia vieron cómo la presentación de las camisetas se colocó enseguida entre lo más leído del día.
La camiseta no sólo ha hecho que se hable de Palencia, incluso, con más fuerza de lo que lo ha hecho, por ejemplo, la exposición de las obras de Victorio Macho en Italia, so pena de las piezas temporalmente robadas en una historia de cacos que deja 'El Robobo de la Jojoya' a la altura de obra maestra, sino que ha conseguido una revolución positiva en muchos sentidos.

Como operación de márketing, el resultado ha merecido la pena. 'Quien no arriesga, no gana', que me dicen muchas veces. Y el efecto económico le da una vuelta de tuerca a la situación de un club que estaba empezando a venirse abajo: los ingresos dan tregua a las arcas de un Palencia cuya directiva estaba en su momento más cuestionado por aquella promesa de que iba a entrar un dinero que no llegaba ni regalado.
Insisto en que la camiseta es tan horrorosa que no puedes dejar de verla. Curiosamente, ha habido que dejar el morado de lado, a excepción de los porteros, para llenar la caja. Ha sido como poner los cuernos a la identidad para pillar cacho por otra parte.
Una vez más, viva el ingenio para salir adelante. Aplicable a todas las facetas de la vida. Pensamiento lateral, que dicen o, lo que es lo mismo, "dale una vuelta, niño".

09 abril 2016

Su apertura y mantenimiento están totalmente justificados

Otra vez hemos salido en las noticias a nivel nacional por un motivo que debería dejar más de una cara colorada por el camino: no es de recibo que el comedor social de Palencia, al que todos los días acude gente (y me da igual si son dos u ochenta), haya estado a puntito de cerrar sus puertas. Se ha salvado sobre la campana gracias a la generosidad de un empresario palentino. 
Como casi siempre, las manos privadas aportando, porque con lo público no se llega o, mejor, no se quiere llegar. Porque habrá casos en los que las instituciones aporten y, efectivamente, no llegue. Pero creo que éste no es el ejemplo. No se trata de pedir un desembolso tremendo para el nivel que mueven las instituciones a las que se suele dirigir la petición.
Por el motivo que sea, y de un tiempo a esta parte, las instituciones palentinas se han tomado al pie de la letra lo de que el comedor social es a coste cero. Y me pregunto por qué. No cabe en mi cabeza que Junta o Ayuntamiento no quieran saber nada del asunto sin tener un motivo para hacerlo. Repito: ¿por qué? 

Ojalá no hubiese motivos para no tener que mantener un comedor así abierto. Y no entro en si hay gente que acude a comer porque sus (escasos) ingresos al mes se los gastan en vicios. Es como quien no dona ropa porque se la llevan las familias que conocen del otro barrio que, luego, están de parranda por ahí. Quienes van tendrán algún motivo para utilizarlo.
Y ya no tanto por los que acuden, sino por los que, quién sabe, en algún momento tengan que utilizarlo más adelante. A una sola persona que haya con problemas y que comer en estos comedores le suponga un alivio, al mismo tiempo que vive de forma honrada, su apertura y funcionamiento están totalmente justificados.

23 marzo 2016

Feliz Semana Santa

IMAGEN: Semana Santa Palencia
Nunca me lo habían deseado, hasta este año. Si bien, me lo ha dicho una persona que, sin trabajar en el ámbito de la Educación, tiene tantas vacaciones como un maestro, y cuya hoja de ruta pasa por visitar varias ciudades, no precisamente para ir de museos.
El caso es que, luego, se lo oí a otra persona, como quien desea Feliz Navidad o Feliz Año Nuevo... ¡Y hasta un Felices Fiestas he llegado a escuchar!
Cierto es que desde hace mucho tiempo, la Semana Santa es uno de los períodos de más tráfico del año, es una semana en la que la celebración religiosa no deja de ser una excusa para todo lo demás: turismo, gastronomía, hacer caja y el 'postureo' de las procesiones.
Que cada vez trabaje más gente en Semana Santa no deja de ser una evidencia del 'hacer caja'. Partiendo de esa premisa, que la Semana Santa palentina fuese proclamada de Interés Turístico Internacional es una excelente excusa para todo lo enunciado.
Lejos de los cantares y las devociones extremas por determinados Cristos, especialmente, en las procesiones del sur de España, Palencia mantiene la sobriedad propia del interior de la península y la solemnidad castellana.
Pero el 'postureo' existe: ¿Quién no conoce a quien no pone un pie en una misa en todo el año, se caga en lo más alto trescientas veces al mes y, sin embargo, se desvive por su Cofradía, que su dinero le vale?
Con esa pérdida de fe y del sentido de lo estrictamente religioso, no debería extrañarme tanto que me hayan deseado una Feliz Semana Santa. ¿Qué será lo próximo? ¿Regalos? Espero que no.
Cuando, reciemente, trabajé un Viernes Santo, en la radio, en Cope, para la página web, durante un Atlético de Madrid - Elche pensé que algo había cambiado.
Así que, quien se vaya de turismo, que lo disfrute. Quien se quede en casa, que descanse. Quien decida vivir intensamente su fe, que lo sienta. Y que, además del deseo de felicidad, nunca renunciemos del todo al sentido común.

21 marzo 2016

El Chiguito Arena

IMAGEN: Diario Palentino
Entiendo que la decisión no es fácil, pero alea iacta est. Vamos a ir probando y vemos si el Pabellón Municipal de los Deportes de Palencia puede ampliarse. Vamos a ir viendo si hay hueco para más graderío. Y si lo hay, a darle estopa a una obra que va a haber que verla. Y, si no, ya veremos. Y hasta parece que está todo planificado.
Que nuestro principal recinto cubierto se nos quede pequeño es un bendito problema, sin duda. La ampliación de su aforo sería un paso adelante, que no definitivo, para lograr el ascenso administrativo de Quesos Cerrato a la Liga ACB, cuyo futuro (el de la Liga) sigue siendo incierto dentro de la certidumbre de ir sacando adelante un torneo liguero cada año.
Objetivo: 'Arena', nombre tan de moda para definir todo lo que sea grande, cubierto y acoja espectáculos. Hay tres opciones: construir un pabellón nuevo, que es la mejor, pero es muy cara; adaptar la Plaza de Toros, que también es caro, con sus pros y sus contras; y, la otra, ver si el Pabellón se puede ampliar, que no es mala idea pero es la que menos me convence, dadas las dimensiones y ubicación del actual recinto.
Hubo muchísimas expectativas en cuanto a la última reforma del recinto, que acabó siendo poco más que chapa y pintura, lo que viene a ser un lavado de cara. Ahora las expectativas están más altas, si cabe, para reordenar el espacio interno, salvo que se tire abajo alguna de las paredes y se haga una grada en condiciones para alguno de los fondos... Toca estudiar, comprobar, reformar... ¿demoler?, ¿reconstruir? ¿reestudiar? ¿improvisar?... La incertidumbre que rodea a unas obras ocurre hasta en el cambio de tuberías de la más modesta de todas las casas.
Y, como en toda obra, no hay plazos que se cumplan. Y, menos, cuando hay prisas. Obras a las que habría que recurrir también en el caso de optar por ampliar la Plaza de Toros de Palencia, de cuyo sobrenombre no quiero acordarme, y que acabarían por hacer una especie de Vista Alegre, en Madrid, donde siempre se me hizo ver difícil el baloncesto, aunque no tanto como ver fútbol con pista de atletismo en medio. Eso sí, el aforo ya lo tenemos.
En cualquier caso, hagamos lo que hagamos, hagámoslo bien. De la buena fe no dudo nunca. Nuestras instalaciones son nuestra carta de presentación de cara a jugadores, entrenadores, aficionados, organizaciones, periodistas, gente guapa que llega a los palcos, etc, etc, etc, y cuyo recuerdo de la ciudad también pasa por su estancia en el Pabellón, por muy breve que sea.
Pabellón que será reconstruído, ampliado, renovado o lo que sea, al estilo Palencia: se hace, guste o no guste, salga o no salga. Y si hay que cambiar 300 veces el adoquinado de la Calle Mayor, se vuelve a hacer. Lo que parece claro es que el 'Chiguito Arena' (Pabellón moderno palentino) está en camino.


12 febrero 2016

Que nunca sea demasiado tarde

Nos quejamos, a veces, de que Palencia sólo es noticia a nivel nacional cuando ocurren cosas malas. Sin embargo, me llegan por varias vías referencias a lo ocurrido el pasado domingo en La Balastera, cuando el doctor del Club Deportivo Palencia, Ángel González, que estaba de espectador, saltó al césped para salvarle la vida a Camilo, futbolista del Cristo Atlético.
La historia no sólo se ha conocido, sino que ha vuelto hacer reflexionar a la gente del fútbol la necesidad de aumentar la seguridad médica cuando pueden darse hechos fortuitos como el del pasado fin de semana, por mucha Tercera División que eso sea. Otra cosa es que, pese a todo, se haga algo al respecto, sobre todo "si vale dinero".

Pasa un poco como en el caso de la ambulancia nocturna que le niegan a Palencia por "baja demanda" en el servicio. Pasa como en el accidente que ocurrió ayer en el Barrio del Cristo. No hay que esperar ni a que muera alguien, ni a que a la pobre mujer se le venga la casa abajo para tomar las medidas oportunas, más allá del espejo que no parece ser suficiente. Como tampoco hay que esperar a que se nos mueran enfermos de noche en sus casas esperando ser trasladados al hospital de urgencia, en una región en la que no hace falta tener el Princesa de Asturias de Humanidades para saber que la tónica es el envejecimiento salvaje de la población.
¡Claro que todo cuesta dinero! Pero las vidas que están en juego valen más que todo eso.
Tenemos grandes médicos, grandes especialistas y buenos medios. Los "recortes" hacen el resto. Ojalá nunca sea demasiado tarde.

08 enero 2016

La mejor entrevista a Marta

IMAGEN: Cope
No me decepcionó. Cuando supe que Marta Domínguez estaría con nosotros en El Partido de las 12 pensé que podrían ocurrir dos cosas: o que Marta pusiera el piloto automático y respondiera a todo sin dar demasiadas explicaciones o que quisiera asesinar a mi compañero Ángel García, después de que éste me enseñara la documentación con la que se estaba preparando la entrevista. Al final, estuvo más cerca de lo segundo.
“El fiscal” es Angelito. Es el hombre al que Marta fulmina un par de veces con su mirada. Es el que le da el dato (contrastado) de que Urko sí fue perro suyo (o de su marido) y algunas concrecciones cuando tocó repasar su historia con la Justicia o con los datos de su pasaporte biológico. Es el mismo Ángel que tuvo jaleo en su día, quizás demasiado, con Anna Tarrés y con Gala León, también en El Partido de las 12. Y, como a la tercera va la vencida, tanto él como la entrevistada supieron controlar los nervios pese a que en este estudio P de la Calle Alfonso XI, la tensión se cortaba con un cuchillo.

Marta se defendió. Es la primera vez que la veo sacar uñas, dientes y colmillo para defender su verdad, para rebatir todos los argumentos que la califican de tramposa. Se defendió con la fuerza que eché de menos en los primeros días tras su detención. Explicó por qué cree que el pasaporte biológico no sirve de nada “porque son interpretaciones”. Sus argumentos, bien preparados y hasta con su particular consistencia, parecieron resquebrajarse con la lógica aplastante del compañero de Marca Roberto Palomar: “Entonces, si el pasaporte biológico está mal, ¿por qué no hay 300 Martas Domínguez diciendo que eso está mal?” “Porque Martas Domínguez hay sólo una”, respondió la palentina.
Marta echó pestes contra el PP. Esta vez, no dio nombres. No nombró a Miguel Cardenal, a quien acusó recientemente de estar detrás de la sanción que se conoció justo antes de que se conocieran las listas para el Congreso y para el Senado. Se arrepiente de haber formado parte del Partido Popular. Cargó contra Mariano Díez, su ex entrenador. También dijo que le daba igual lo que se dijese de ella... Y hasta lo que dijesen los jueces. Hizo gala de una coraza que se ha curtido a base de tiempo. Una coraza que, seguro, alberga dolor por lo que está pasando, por lo que dice ella que ha ocurrido, por lo que dicen los papeles que ha ocurrido... y por lo que vete tú a saber que ha ocurrido y que no sabemos.
Y es que Marta se emocionó cuando habló de la “indefensión” que dijo sentir. Fue el momento en que, compilando, te das cuenta de la larguísima carrera de obstáculos que está corriendo, la más dura de su vida. De la coraza salió alguna lágrima. Pura tensión. No me extrañó. Sea o no inocente, Marta desveló que sufre.
Será autobombo, será peloteo, será lo que la gente quiera ver, pero me siento orgulloso de que la mejor entrevista que ha dado Marta Domínguez desde aquel fatídico 9 de diciembre de 2010 haya sido de la mano de mis compañeros de COPE.
Joseba Larrañaga y Ángel García pusieron datos y hechos sobre la mesa. Ella se explicó. No será éste el lugar en el que se saque ninguna conclusión.
· ENLACE PARA ESCUCHAR LA ENTREVISTA
· ENLACE AL VÍDEO DE LA ENTREVISTA

28 diciembre 2015

Pequeños ejercicios de democracia escolar

IMAGEN: CP Ciudad de Buenos Aires
Me he estado acordando estos días post-electorales de lo fácil que lo hacíamos todo cuando éramos niños. 

Aprendimos las primeras nociones reales de la democracia en el Colegio, cuando teníamos que elegir a nuestro delegado. Era un proceso sencillo: podía o no haber candidatos. Si no los había, cada compañero votaba a otro, el que pensara que le representaría mejor. Entonces, aún siendo unos niñatos, lo solíamos hacer con mucha responsabilidad: ya fuera el que mejor notas sacara, el que mejor se llevaba con los profesores, alguno que se mostrase responsable de verdad... Te podías votar a ti mismo porque nadie lo prohibía, pero no conocí a nadie que lo hiciera. 
Elegir al delegado era una tutoría muy importante porque duraba todo el curso. Y los resultados dejaban, generalmente, satisfechos a la gente, aun cuando la votación hubiera sido tanto o más apretada que la que hay ahora con el 'cuatri-multi-partito' de las últimas generales. Claro que, en nuestras clases, no había gobierno y oposición, sino delegado y subdelegado. Los dos trabajaban juntos y daban la cara por los compañeros.
Después, en el Instituto, el proceso era el mismo, pero los criterios cambiaban. Quizás, sacar buenas notas no era suficiente. Quizás, bastaba la popularidad o tener más carisma que el resto. A medida que nos acercábamos a los 16 años, podíamos encontrarnos con un delegado que encontraba sus intereses lejos de las clases y el subdelegado acababa siendo delegado en funciones hasta el mes de junio. Si acaso, había que elegir a un tercero, por si acaso. Pero todo muy democrático.
Además, cada varias semanas se hacía una reunión de delegados con el Jefe de Estudios, a modo de Consejo de Ministros.
Después, en la Universidad, el proceso se degrada hasta el punto de que las clases se quedan sin delegados, o el profesor, con las prisas de encargar a un responsable de unas fotocopias, elige a alguien a dedo, con el caos que suponen las clases universitarias: desconocimiento de los compañeros durante las primeras semanas, alumnos itinerantes, repetidores de todas clases y estilos... Las condiciones, imposibles para una gobernabilidad adecuada. Y nadie se quejaba.
Es como si, según nos acercáramos a los 18 años, esa votación casta, pura y responsable de años atrás se fuera desvirtuando. Quizás por eso, ahora mismo, no me sorprende nada de lo que está pasando.
Gracias a doña Charo, a doña Pilar, a don Pablo o a doña Paulina por enseñarnos, siendo niños, algo que, dicen nuestros padres y abuelos, costó tanto traer a nuestro país.

25 diciembre 2015

Radio, cantera y Palencia



IMAGEN: Radio Acup
Reconozco que el programa 100 de El Arambol es el primero que me he escuchado íntegro. Llegar al número 100 de un programa semanal (con sus vacaciones y tiempos de reposo) cuesta. Y lo sé por Futsal Cope, con el gran Santi Duque a la cabeza. Es una cifra con la que te apetece ponerte guapo y organizar algo más especial. Por eso apetecía escucharlo, así que, podcast en mano y cuatro largos viajes en el Metro de Madrid, me permití disfrutar de más de dos horas de palentinismo ‘elegante’, como acostumbro a decir entre amigos. Y no me defraudó.
Raúl González, David Frechilla y Juan Francisco Rojo, tres grandes referencias del periodismo local, se enfrascaron en una entretenida tertulia para recordar lo mejor y lo peor de un 2015, y analizar las elecciones generales. Todo con un poso amargo, el que te recuerda, a la vista de los hechos, que perteneces a una provincia que sigue siendo una gran olvidada en el conjunto de lo nacional, salvo cuando FASA va bien o se inaugura un AVE, del que ya veremos en 2016 su efectividad.
El gancho de ese programa 100 estaba en escuchar a Ramón Calderón, el ex presidente del Real Madrid. Recuerdo que, en su día, a muchos nos sedujo la idea de tener un palentino al frente del mejor club del siglo XX. Luego llegaron las batallas, las sombras, las tarjetas fantasma… Como recordaron los chicos al final de la entrevista con un recopilatorio de ‘bromas’, el personaje se acabó imponiendo a la persona, que no deja de ser la de un palentino a la que su ciudad de dejó unas felices infancia y adolescencia.
Y luego, el momento gamberro. El momento que más envidia me da, en el que ese grupo de amigos que se juntan los lunes en ACUP radio, charlan, comentan noticias, sacan a relucir sus chistes, sus pullas, y se lo pasan más que bien. “Y ya, si nos pagaran por lo que hacemos”… comentaba alguno de ellos.
La radio es una forma de pasarlo bien, y ojalá hubiese algún ratito más, en la radio comercial, para esa propuesta de actualidad gamberril, ese formato de programa que te entretiene con un montón de cosas y en el que, si la gente se muestra tal como es, acabas simpatizando con alguno de ellos. A mí, ese programa 100, me tocó desde el podcast. Y por mi cabeza se me pasaron todas estas cosas y algunas que conforman mi propia historia. Radio, cantera y Palencia. Imposible no sentirme identificado.

21 diciembre 2015

35573 palentinos se quedan sin voz en Madrid



El titular lo daba @PalentinoP este domingo en su cuenta de Twitter. Si todos los ‘sin voz’ se uniesen en un solo partido, éste sería la segunda fuerza más votada en Palencia. Y, como en Palencia, en tantos otros sitios, hasta el punto de que si todos los votos de IU-UP sumasen, tendrán 13 escaños en vez de dos, por poner un ejemplo.
Ya no es tanto la Ley D’Hont como la necesidad de una circunscripción única nacional en las elecciones generales. Y como el ejemplo de Méndez de Vigo nos demuestra que cualquier partido puede colocar a cualquiera de su partido en la lista que más le plazca, ¿qué sentido tiene lo de los escaños por provincias? El caso de los partidos regionalistas o nacionalistas responden especialmente esta pregunta, pero no es nuestro caso.
En nuestra casi vecina Soria, desde que les quitaron un escaño, y al Congreso sólo van dos, están en un sin vivir: voten lo que voten, siempre saldrá 1-1.
Si nos fijamos en el caso de Segovia, la pregunta lógica de este año nos invita a pensar: “¿Por qué se manda al congreso a un imputado?” El tal Gómez de la Serna, por lo visto, ni atiende llamadas. Y se supone que se debe a los ciudadanos. Todo muy democrático, oiga. Pero como conozco al pueblo segoviano, y sé que hay gente muy normal, quiero pensar que, con listas abiertas, los propios votantes del PP de Segovia no le habrían puesto el aspa. Al hombre, que es animal de costumbres, le cuesta menos poner cuernos a su pareja que a su partido político, y con listas cerradas, te la tragas.
Así pues, si tiramos de lógica y sentido común, no es una locura pensar que el sistema necesita una pequeña vuelta, por un simple argumento que, seguro, convence a todos: un ciudadano = un voto. Para que los 33573 palentinos que han votado no sientan que sus expectativas acaban en una planta de reciclaje de papel. Y eso, que lleva pasando casi 40 años, se aleja de la democracia que soñamos.

22 noviembre 2015

La autodestrucción de un mito

A Marta Domínguez la hemos querido, y mucho. Nos gustaba su campechanía, sus entrenamientos por las calles y campos de Palencia, la bandera morada que tenía cerca de las pistas en las que conquistaba medallas en Europa y el Mundo, dándonos donde nos duele: en el orgullo. También pedimos el Príncipe de Asturias de los Deportes para nuestra Marta, aceptamos el cambio del nombre del Pabellón y hasta nos identificamos con su cinta rosa.
Todo se torció ese mes de diciembre de 2010 en el que nuestra heroína local, la mejor atleta española de todos los tiempos, fue detenida por la Guardia Civil y decidió guardar silencio. Quizás es que, en un ejercicio de honestidad, decidió no defender su no-inocencia.
Su silencio se hizo incómodo y la gente dejó de creer en ella porque, sencillamente, no se defendió ni a sí misma y decidió que la Justicia hablara.
Por un lado, fueron los "pendientes" y "Urko". Por otro, su pasaporte biológico. Ese cambio de amistades que nunca gustó a su antiguo entrenador, Mariano Díaz.
Y su carrera política. Para muchos, un motivo para detestarla o para creer en ella más allá de la sentencia de cualquier Tribunal.
El pasado viernes, tan sólo un día después de conocerse la durísima sentencia del TAS, quiso un reportero de Atresmedia plantarse en la puerta de su casa para conocer su versión, dado que el día anterior fue imposible saber su opinión más allá de la de su abogado. Ella amenazó al periodista con atropellarle y le dedicó unas palabras hoscas, impropias de una heroína, embajadora de una modesta capital de provincia. Impropias de una mujer que tuvo todo el cariño de un pueblo que, como el resto de quienes creyeron en ella, ahora se siente engañado.
Palencia no debería actuar en caliente, pero parece que el "Marta Domínguez" volverá a ser el "Municipal" y que algunos de los reconocimientos de la ciudad le serán retirados.
El pueblo construyó un mito con su historia: su propia historia, la que Marta construyó para sí misma, con este final infeliz, con este mito venido muy abajo. Un final de los que pide un "perdón" para pasar página con un mejor sabor de boca. Su dolor no será comprendido hasta que exprese lo que de verdad siente.

08 noviembre 2015

El escaño 'okupa'

Ya no sólo es el mes que uno pasa fuera de Palencia. Si uno sale a lugares donde apenas puede conectarse a internet, la lejanía en el tiempo, y hasta en el espacio, resulta mayor.
Y uno, a su vuelta, se encuentra con una cosa que, de sorprendente, suena hasta rara: un tal Ministro no palentino será el número uno de Palencia en las listas (cerradas) al Congreso por el PP. Méndez de Vigo, el hombre que heredó el desastre de Wert, encabeza una de las listas de una provincia, la nuestra, con la que tiene menos relación que un 'viceverso' con el mundo de la literatura. Ni tan siquiera un reglamentario empadronamiento. "Usted, barcelonés, vote en Huesca este año. Es que en Barcelona van sobrados de votantes y Huesca ha perdido censados", sería ridículo y antidemocrático.
El feo que le hacen en Génova a Ignacio Cosidó es de traca, pese a que sabemos que en el PP de Palencia, salvo hecatombe, sacan un escaño sí o sí, aunque sólo sea por los votos de los cientos de pequeños pueblos de nuestra envejecida provincia, lo que no quita para que cada partido, en cada provincia, ponga a quien crea que lo hará mejor o, como esto es un late-show político, quien atraiga más electores.
Pero es como cuando en el certamen de Miss España nos colocaban candidatas que no sabían nada de Palencia y que, decían, lo iban a aprender en los libros. Lo mismo, pero en versión política.
Cosidó, más después de su trabajo al frente de la Dirección de la Policía Nacional, presentaba galones más que de sobra. Y eso lo saben también en Génova, donde han preferido que prime "el interés nacional", a sabiendas de que el sistema de votación es extrañamente local, pese a tratarse de unas elecciones de carácter general.
Supongo que, por no liarla parda, Fernández Carriedo, Polanco y Armisén no hayan querido ir más allá de mostrar claramente, y en público, su preferencia por Cosidó, que no es poco, y saben (y sabemos) que Palencia tendrá en el Congreso un representante 'okupa' en una provincia en la que, si de algo presumimos, es de denominación de origen. Serán cosas de los nervios, con la que se viene en el 20-D.

09 octubre 2015

El muro, el tren y la casa sin barrer

IMAGEN: Google Maps 
Lo de que el muro de las vías divide a Palencia lo sabíamos. Lo de que estamos divididos, por su culpa, más allá del plano físico, es también verdad. Es una metadivisión extraña que se ha acentuado con la llegada del AVE a Palencia y con el cierre del paso a nivel de los Tres Pasos sin que exista alternativa alguna más que dar una vuelta más larga.
Se sabe desde hace varios años que el AVE acabaría pasando por Palencia. Por el camino, no se ha hecho más que discutir... Lo mismo que cuando Fomento nos metió en el mapa: ¿soterramos? ¿desviamos? ¿soterramos? ¿desviamos? ¿soterramos? ¿desviamos? ¡Un milagro que el AVE pase por Palencia sin haber soterrado ni desviado nada!
Lo que es impepinable es que nadie puede pasar ya por los Tres Pasos. Tampoco es que se haya advertido demasiado. Se cerró de un día para otro porque tenía que cerrarse. Es como si se hubiera querido mandar un mensaje a quienes se opusieron al último proyecto de pasarela, un "¿no queréis pasarela? Ahí tenéis las consecuencias".
Bueno, al menos la estación sigue céntrica. No está donde Cristo perdió el mechero, véase caso de Guadalajara o Segovia, donde todo iban a ser bondades y florituras especulativas en torno a la Alta Velocidad, y donde hoy en día no hay más que eriales de hormigón armado. ¡Aeropuerto de Madrid Sur!, decían en Ciudad Real, a la que, desde Madrid, se llega en poco tiempo en tren.

¡Ciudad dormitorio de Madrid! -"¿Te imaginas, hijo, poder ir y venir a Madrid en una hora?", me decía mi madre cuando empezaba a ir y venir los fines de semana, de Madrid a Palencia, en tres horas, por algo más de dos mil pesetas, con la tarifa joven. -"¡En Valladolid, está previsto que la población llegue a 900.000 habitantes!", me decía un compañero vallisoletano del Colegio Mayor.
Pues eso, pasen y vean. Disfruten de la Tarifa Promo antes de que Renfe nos meta el clavo. Observen a su derecha, según entran desde Madrid, el polígono industrial, el barrio de Pan y Guindas, San Juanillo, el Ave María... ¡Es el otro lado de la vía! ¡Sí, el del 'polígono'! Tranquilidad, que nadie muerde. Y a su izquierda, observen cómo se alza el logo de Mercadona a lo lejos, San Telmo, la Huerta Guadián, un parking... sí, sí, ahora hay coches junto a esa mole de ladrillos, y por allá al fondo andará el centro. Y llegamos a la estación del Norte, la de la placa de Rajoy firmada en León. Pienso que no deberían haberla cambiado.
En los últimos 30 años se puede decir que la política de cambios ha estado en torno a las pasarelas: quitar una y construir un túnel, o añadir otro paso por aquí y otro túnel por allá... Y quitar un paso, el de los Tres. La vía nos sigue dividiendo y los trenes, como el tiempo, siguen pasando. Suerte que siguen parando.

26 septiembre 2015

Gente guapa

IMAGEN: Fotogalería de El Norte de Castilla
Está Palencia que se nos llena de 'gente guapa' en los últimos días. No tiene por qué ser gente preciosa o bonita de ver, utilizo el término que usan los periodistas Manolo Oliveros y Joan Batllori en las retransmisiones de sus partidos para referirse a la gente que asiste al Palco VIP del Camp Nou.
Hacía mucho que por Palencia no se pasaba ningún Rey, y nos ha tocado la Reina de España, doña Leticia, para inaugurar el curso escolar. Es de suponer que no habrá pasado inadvertido su aterrizaje (sí, aterrizaje) en La Balastera, ni el enorme despliegue de seguridad en torno a esa persona que, casualidades de la vida, hicimos la misma carrera en la misma Facultad... Ella llega en helicóptero y servidor se bate el cobre entre las ofertas del Alsa. ¡Lo que es la vida!
El caso es que la visita ha resultado, por lo general, agradable, y se ha respetado tanto la espontaneidad de la gente que ha querido verla como la de la propia Reina.
Recuerdo, y creo que no lo olvidaré, siendo ella Princesa, y viniendo con el entonces Príncipe Felipe a los estudios centrales de la Cadena Cope, la que se lió con su visita en cuanto a seguridad, cambios de mobiliario, incluso en lo revolucionados que estaban algunos compañeros, etc, insisto, habiendo sido ella periodista. ¡Cómo no va a ser "normal" y "cercana"! Trabajar de periodista, entre otras cosas, me ha ayudado a desmitificar muchos ídolos. El que es "normal", es "normal" sea jardinero, empresario, Rey o astronauta. Y entre los periodistas, que tendemos a ser gente rara, existe gente tan "normal" y tan "maja" como lo puede ser la periodista convertida en Reina.
Su marido, el Rey Felipe VI, estaba invitado, o al menos de eso informaba la prensa, a la inauguración del AVE en Palencia. Y con lo que suele gustar la Familia Real en nuestra tierra, la decepción habrá sido gorda tras saberse que vendrá finalmente Mariano Rajoy, que no es que venga muy en plena forma, y con Fomento en la retaguardia... Habrá otro despliegue parecido, ¡qué remedio!
Con las generales pisándonos el trasero, es el momento perfecto para la voto... Perdón, para la foto. Siendo, en nuestro país, el AVE la obra del Escorial, me extraña que no venga más regimiento que, al final, son los 'target' reales de la Alta Velocidad. La gente en traje... ¡"La gente guapa, Batllori", que se vienen para Palencia en tren!

05 septiembre 2015

Querido cabezudo

IMAGEN ATRACCIÓN: FeriaDataBase 
Querido cabezudo del Conde Drácula, o lo que quieras ser:
Supongo que no seas el mismo que hace 25 años, cuando me acojonabas tanto. Creo que, como a tus compañeros, te han restaurado. En cualquier caso, no descarto que un día seas el vampiro y, otro, el pirata del sobrero.
El día que tenías gafas, me dabas menos miedo. Quiero decir... Gafas, el que estaba dentro. Los cristales brillaban a través de la boca y yo era más consciente de que dentro había una persona de carne y hueso. 
Sé de buena tinta que los cabezudos dan algo de miedo a los niños, como lo dan las películas de terror en las que la sangre es 'de mentiras', como nos explicaban nuestros padres. 
Sería incapaz de hacerme un mal llamado 'selfie' contigo si ahora tuviera los 5 ó 6 años que (digo yo) tienen los niños que te rodean y les piden a sus madres una foto contigo. Te falta firmar autógrafos y caer bien. Por mí, no lo hagas porque perderás el encanto extraño que tienes desde siempre.
Nunca sabré si no tuviste la oportunidad de ser gigante, sonriente, noble, si no de rey, con el traje palentino. Ni si te gusta más bailar que dar escobazos. O, quizás, quisiste ser dulzainero o tamborilero. Pero cada vez que te embuchabas esa cabeza horrorosa, hacías que me escondiera tras las piernas de mi madre cuando llevabas escoba...
... Como también me tapaba los oídos cuando veía mis primeros fuegos artificiales, o cuando cerraba fuerte los ojos en mi primer viaje en el Castillo del Terror, donde los pre-adolescentes (dicen) escupían y echaban cigarrillos a los autómatas. Castillo -o Mansión- del Terror, te echamos de menos en el desértico recinto ferial pese al miedo que me provocabas...
... Como también los payasos. Cuando los payasos se propinaban unos bofetones dignos de ser denunciados ante la Policía, lloraban a chorro vivo al tiempo que el enano servidor rompía a llorar, y no creo que por empatía. ¡Que se lo recuerden a mi madre!
No sé si era muy cagón de niño, querido cabezudo, pero ahora te quiero tanto como al resto de monigotes y personas que animan las Fiestas de San Antolín, en las que, de mayor, disfruto mil veces más. Te hice la foto para estar en paz contigo, pero desde lejos, y mirando por los agujeros por si acaso algún trauma infantil se me colaba a través de ellos. Y es que, de camino hacia el disfrute y la diversión, parece que a veces asoma el miedo. ¿Por qué será?

31 agosto 2015

Pregón de aspecto mejorable

No sé si acabarán siendo mejores o peores Sanantolines que el año pasado, dependerá en parte de la lluvia, pero hay que decir que el arranque oficial de 2015 tuvo algún problemilla.
A un excelente pregón literario el viernes, el sábado a mediodía le siguió un atrevido pregón popular. Tan bien estuvo Daniel Landa, con buena acogida y excelente crítica, como Sara Bayón. Para no estar habituada a hablar en público, la seleccionadora española de gimnasia rítmica estuvo alegre, espontánea, palentina y valiente: no es fácil querer hacer bailar a una Plaza Mayor... bastante vacía, y no creo que fuese por que La 8 lo diese en directo. Pese a todo, entretuvo y apostó por algo muy personal.
Pero, lo dicho: no acompañó el ambiente: un sábado a mediodía mucha gente trabaja, otra aprovecha para comprar y los comercios apuran sus últimas horas antes de cerrar el fin de semana.
Que, por el calor y la 'torrija' de sol, la sombra de los soportales se cotizase al alza, no quitó para ver que la asistencia de palentinos quedó lejos de la de otros años y el aspecto de la Plaza tirase a pobre.
Que, por haber huecos, los hubo hasta en la zona reservada para las peñas. El calimocho y la cerveza fría, si es que los cachis aguantaban, estaban más justificados que nunca. ¡Olé por los que sucumbieron al chaparrón de sol!
Más allá de todo, y quiero pensar que fue en un arrebato de ilusión y ganas de pregón, hablar de 'aspecto inmejorable' fue un desacierto como lo ha sido cambiar algo que funcionaba bien: el día y, sobre todo, la hora del pregón popular que con su '¡Viva San Antolín!' pone patas arriba la ciudad desde su corazón y que, a menudo, nos deja estampas con más gente.