Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

12 noviembre 2012

Cada cual su conciencia con el CF Palencia

En días como éste, es cuando uno echa mano del libro de Alberto Moreno, "El Palencia de mi vida" y se da cuenta de que la historia se repite, pero en su vertiente más triste. Una de dos: o no aprendimos de los fallos del pasado -y me dijeron que la Historia sirve para esa razón- o es verdad que en esto de la economía todo se compone a base de ciclos, y de las cenizas quizás resurge algo nuevo.
Hoy, 12 de noviembre de 2012, el Club de Fútbol Palencia ha muerto de forma oficial. No ha superado el carcinoma económico que lleva arrastrando desde hace años y la metástasis ha sido inevitable.
Desde su refundación en el 1989, el club ha vivido sus mayores momentos de gloria jugando tres play-off de ascenso a Segunda División, sin llegar a subir, en el intento de devolverle a la ciudad tardes de fútbol como las de los principios de los años 80.
Fue a principios de los 90 cuando fui, junto a mi tío, por primera vez a La Balastera y me enganché como nunca hubiera imaginado al equipo de fútbol de mi tierra. Estaba Estilito como presidente y ya salimos en 'El Día Después' cuando amenazó a los jugadores con no cobrar. Al poco, el maratón de temporadas en Tercera que me comí, gustosamente, con patatas cuando íbamos 700 a La Balastera a pasar más frío que otra cosa. Cuando el equipo volvió a Segunda B, yo ya estaba en Madrid siguiéndolo a distancia, y permitiéndome ir a ver algún partido cuando los domingos libres podía pasarlos en la capital.
Y cuando parece que la normalidad es la tónica del día a día del club, sale a la luz una deuda. Y la deuda no se va... Hasta el punto que cuando hay cambio de Presidente, la deuda es mayor de lo que se decía. Y se trata de convertir, en una estafa de Asamblea (de ahí que los jueces hayan dado la razón a los denunciantes), al club en un objeto de compra venta para dárselo a no sé que manos pactadas. El CF Palencia agoniza. Se salva de la quema de la SAD, pero ya da igual, no es sangre limpia lo que circula por sus venas.
Préstamos, juicios, impagos... Cuando a uno le meten en esos círculos, lo tiene difícil para salir. Lo que cuenta, y es lo triste, es que Palencia se queda huérfana de su principal representante futbolístico, y no porque se haya muerto solo. Allá cada cual su conciencia con lo que ha hecho por o en contra del club.
¿Qué nos queda? Siempre nos quedará el recuerdo, dicen. Pero huérfanos de fútbol no quedamos. El Cristo Atlético no deja de ser el equipo vinculado al barrio del Cristo y el CD Palencia, que nació tras el amago de crearse la SAD para el CF Palencia, espera su momento, aunque tiene aún mucho trabajo en lo deportivo durante su segundo año de existencia, en Preferente. Si bien compite con equipos de localidades cercanas como el CD Becerril o el CD Villamuriel, muy a tener en cuenta en Regional, donde circula sangre joven palentina. Siempre hay quien puede seguir sentándose en un bar para ver la Primera División, aunque Madrid y Barça ya no jueguen en domingo a las 5 de la tarde.
¿Y ahora? Me cuentan en la redacción de Madrid que, en casos así, la desaparición es lo mejor que le podría pasar al equipo y me preguntan si no había alguien en Palencia con la suficiente pasta como para evitar que el club muriera. Quizás sea el momento de engancharse a equipos nuevos, redescubrir deportes como el baloncesto (en Adecco Oro), el fútbol sala (en Tercera), el rugby (Categoría Regional), el balonmano (Categoría Regional) o cualquiera que nos apetezca. Es pronto para saber si puede existir una refundación, un club nuevo. Ahora es momento de ser conscientes de que algo grave ha pasado y de que un cúmulo de errores han provocado una tragedia que ha acabado con 83 años de historia. Como en la vida, con algo llamado España, sólo que eso, por ser españoles, lo pagamos entre todos sin saber si, como ocurrió con quienes compramos papeletas para un sorteo en beneficio club, servirá para algo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal