Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

25 mayo 2015

Ser ganador o sentirse ganador

En plena ebullición electoral, el 24M parece que nos relega a Palencia a un segundo o tercer plano de actualidad, recordándonos que 'Palencia is different', y que siempre hemos sabido sacarnos solos las castañas del fuego.
Los resultados de las elecciones municipales tienen que ver y no tienen que ver con el cambio que han promovido acertadamente Ada Colau en Barcelona o Manuela Carmena en Madrid.
Lo que tiene que ver con el resto de España y con el sentir de los grandes partidos es lo que se refiere a los actores del bipartidismo: PP y PSOE. Sus resultados, en términos absolutos, no son malos: primera y segunda fuerza respectivamente, y durante el recuento, empatados a veces. Sin embargo, son muy malos si los comparamos con los de otros años porque pierden votos y pierden concejales. Qué peor para un político que dejarse por el camino la confianza de los ciudadanos.
Polanco es ganador, pero lejos de hace tan sólo cuatro años. Miriam Andrés, supongo que para ser debutante, no da por malas sus cifras, pero son dos ediles menos en un Ayuntamiento de 25.
El ganador moral fue Juan Gascón. Con el traje de 'Ganemos' ha evitado en casa la debacle de la marca IU en España. Gascón ha sabido renovarse y aliarse en vez de morir, y ha sacado 4 concejales frente a 1 que tenía la legislatura anterior. La 'llamada al cambio' ha tenido su pequeño efecto en una capital muy de costumbres. 
El otro ganador moral, evidentemente, es Juan Pablo Izquierdo. Con un concejal menos que Ganemos, tiene en su mano la llave del poder con la que Polanco puede repetir alcaldía. 
Y para muestra clara de que "ganar" y "sentirse ganador" no son lo mismo, tenemos el ejemplo de nuestra vecina Valladolid, donde De la Riva, el hombre del ascensor, está digiriendo su victoria con una buena dosis de Almax: «Los perdedores se reunirán para cambiar cromos».
Lo que en Palencia se parece también al resto de España es que la ciudad ha dicho 'no' a una mayoría absoluta y obliga a los partidos a hablar, a escucharse y a entenderse, tres palabras muy propias de una democracia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal