Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

12 diciembre 2012

El Vaivén por el Queens y el Quásar por la Cartuja

Dedicado a los más grandes.
Lo normal es que, de vez en cuando, me deje caer por Palencia. Tengo la suerte de contar con gente excelente en mi tierra: básicamente, familia y amigos. Lo que no es normal es que la montaña venga a Mahoma, pero haber tenido concentrados a un puñado de buenos amigos palentinos en la pequeña morada madrileña en la que uno vive me ha inspirado unas líneas personales que atufan a místico y salen de lo más personal de cada uno.
¡Fin de semana madrileño! era el grito de guerra. Y se sustituyeron las copas del Vaivén o del Quasar por las del Queens alucheño o La Cartuja, en Huertas. No faltó niebla, que se fue a casa antes que nosotros... Aunque ya hacía tiempo que Madrid no parecía 'Silent Hill'. En el karaoke, hubo quien cambió el "Necesito respirar" por "La Rumba del Carrión", y cosas de ésas que pasan a partir de determinadas horas.
¿Qué hacemos? era otra de las preguntas. El sábado había que probar algo diferente: "algo que no haya en Palencia". La propuesta de cenar en uno de los mejores hindús de Lavapiés fue una triunfada. Había quien proponía cenar en algún "Marrano" madrileño, si bien el nuestro no tiene clon alguno en todo el mundo.
En casa matamos un rato buscando vídeos raros de la web, de los que se ven a partir de la segunda consumición y dimos con un curioso "Parodia Gangnam Style Versión Palencia": de "colgaos", como pone en el vídeo, que los hay por todas partes. Pasen y vean.

Sí, eso mismo pensé yo. Pues cuenta ya con más de 10.000 reproducciones... 
Gracias, Manu, por aparecer por la puerta de casa con una espectacular botella de auténtico ron dominicano. Sin ella, tu sitio habría estado en el felpudo de la entrada.
En segundo de Periodismo tuve un profesor canario (¡que vivan las Islas Canarias!) que nos decía: "Los que sois de fuera, notaréis cambios cada vez que volvéis a vuestras ciudades y a vuestros amigos les contaréis movidas del metro, y ellos hablarán de cosas que, de repente, te das cuenta que te has perdido, que tú ya no estabas ahí..." Era una especie de ejemplo para hablarnos del "cambio social." Lo que es verdad que el grupo con el que salía los sábados por la noche cuando volvía en primero de carrera no tiene nada que ver con el que me junté este fin de semana. Sólo dos personas se mantienen once años después. Sois grandes. Todos. Y el domingo, a las 17,30 en el vestíbulo de la estación de Sol me sentí el tío con más suerte del planeta... Estaba imaginando que me tocaría el Euromillones que sellamos en la Calle Hortaleza ;)

1 comentarios:

A las 12/12/12 07:02 , Blogger Manu ha dicho...

Habra que repetirlo!!!!! Gracias por acogernos en vuestra morada.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal