Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

23 junio 2015

Con bufandas y banderas...

Sigo admirando, además porque vivo muy cerca de él, el nuevo estadio de La Balastera, pese a que la mayoría de mis recuerdos siguen anclados en la vieja.
"¡Quillo, quillo, ¿eso qué es, Anfield?", me decía mi compañero algecireño Pablo 'Sudoku' cuando vio la foto del estadio, de noche, que tengo en el fondo de pantalla de mi cuenta de Twitter.
Presumo de estadio moderno, me gusta la estampa de 'Champions' que nos ofrece y sueño con ver (¿y por qué no cubrir?) algo muy grande dentro de él. Junto al nuevo Parque Comercial, nos da una pincelada de avance.
Me acuerdo cuando se decía, como argumento a favor, que la construcción de un estadio nuevo haría lo que en otras ciudades: impulsar al equipo que juega en él a lo más alto. Al final, el tiempo ha demostrado que no son variables directas. Véase el caso de nuestra ciudad vecina, donde el Reino de León se levanta como un coloso en la entrada de la ciudad, según se llega en bus o tren desde Palencia, y donde ver un Cultural - CF Palencia de Copa pareció elevar el nivel de un partido de primerísimas rondas. Sin embargo, la Cultural ha pasado las de Caín para evitar su desaparición y sigue sobreviviendo con dignidad. ¡Ya nos hubiera gustado a nosotros! Eso sí, la selección absoluta ya se ha dejado caer alguna vez y quién le diría a su constructor que tras sus muros, Piqué iba a sufrir la primera gran pitada en contra de su propia afición.

Era una incertidumbre ver qué aspecto tendrían las gradas de la Nueva Balastera en el play-off de ascenso a Segunda B del CD Palencia. Tiene afición fiel, pero no se puede comparar con aquellos play-off contra el Caudal, Viveiro, Alcalá, etc, etc.
Me dijo un palentino aficionado al CF Palencia al que conocí hace poco tiempo por circunstancias que no vienen al cuento, que "es que ése es el equipo de Villegas" y por eso no simpatiza. Sus detractores suelen acabar mencionando al ex presidente del equipo morado. 
Por la radio, en la redacción, aún muchos oyen hablar de éste CD Palencia Balompié creyendo que es el CF Palencia de toda la vida, el que se debatía entre la Tercera y la Segunda B, sin haber vuelto a repetir la gesta de la Segunda División de comienzos de los 80', muy a pesar de que se hizo alguna llamada a Palencia en El Partido de las 12 para llevarle a España el grito de S.O.S. que acabó formando parte de la historia.
El futuro sigue siendo extraño porque, en el presente, me sigue pareciendo que no existe la unanimidad, el 'todos a una' con el deporte que más mueve y que no hace mucho tiempo llenaba La Balastera de gritos de "¡Palencia, Palencia!", donde lo importante era el nombre que representaba a una ciudad y donde los palentinos, aunque no acudieran en pleno invierno a un partido contra la Hullera, se sentían representados.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal