Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

09 mayo 2017

Nunca un descenso fue tan esperado

Este domingo, el CD Palencia descendía a Tercera División. No ha supuesto ninguna sorpresa. La temporada no ha podido ser un cúmulo mayor de despropósitos extradeportivos que han afectado, de forma muy directa, a la marcha deportiva.
Varios socios han resumido muy bien en las redes sociales todo lo que ha pasado: un golpe, y luego otro, y luego otro, y luego otro. El club, de rodillas, malherido y desorientado, ha terminado descendiendo.
Muchos, entre los que me incluyo, el descenso lo vemos como la forma de que se haga una limpia, como un mal necesario para devolver a su génesis al club nacido bajo el lema 'no al fútbol moderno'. 
La mafia sigue en el empeño de convertir, de forma unilateral, el club en SAD. Lo que quiere el invasor, perdón, el inversor, Serrano, es simplemente dinero. Serrano sigue dando tumbos por la Tercera División española en busca de su gallina de los huevos de oro, sin saber que el fútbol modesto da para lo que da, y sin ser consciente de que la inversión extranjera está llena de parches peligrosos para una burbuja que, si no explota, es porque los más grandes del fútbol español logran hincharla más y más. Si un Palencia diese dinero, ¿no habría tortas entre los Ali Syed y los Al Thani de turno?
Parece mentira que, en el año en el que debían esperarse más ingresos, más apoyos, más visibilidad, más disfrute, haya ocurrido en el club todo lo contrario. A diferencia del extinto y querídisimo CF Palencia, el 'Dépor' sigue con vida. Dicen que, mientras hay vida, hay esperanza. Cuando se reconduzca la situación, si es que al rehén no terminan de ahogarlo, tiempo habrá de seguir corrigiendo errores y buscar la forma de crecer, y que, de nuevo, Palencia se identifique con una fuerza tan grande como es el fútbol... Como ocurre en Almendralejo, en Huelva o en Badajoz. ¡Qué camino tan largo queda para llegar a eso! (Envidia sana).
En el otro lado de la moneda, en la cara en este caso, en el Grupo VIII de Tercera División, está el modestísimo Cristo Atlético. Es el ejemplo claro de que, en Tercera, no hacen falta Smashing Rules ni fichajes estratosféricos ni empresas extraordinarias para ilusionar a toda una afición, sea ésta de 100 o de 500 locos. Basta un equipo de chavales "de por la zona", con un entrenador como Lolo, y con un trabajo consistente para demostrar que soñar es posible.
Es un guión parecido al que vivió el CD Palencia que se metió en los play-off de ascenso a Segunda B. 
Serrano, atiende: la fórmula del éxito te la están regalando. Serrano, lo sencillo y bien hecho, funciona y da alegrías... A ganar dinero, a La Bolsa de Madrid.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal