Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

19 febrero 2018

El comercio tradicional se muere


Que, en estos días, los medios de comunicación locales hayan puesto el grito en el cielo por la situación del comercio palentino, no me sorprende. Bastante antes de que algunos locales singulares de la Calle Mayor colgasen el local de 'Se Alquila/Se Vende', otros muchos negocios de calles aledañas ya habían echado la persiana para siempre.
El caso es que, sin saber cómo va a evolucionar la situación, hay cierta sensación de miedo, de desorientación, de descontrol.
Nos debatimos entre si la culpa es de quienes compran en Valladolid, de quienes cobran alquileres excesivos o del comercio por internet. La capital que, meses atrás, se promocionaba en Madrid como una 'Ciudad de Compras', no sabe cómo remontar la situación. Y en este debate, seguro que todos tienen su parte de razón: todos conocemos auténticos expertos en el Vallsur y en el Río Shopping. Todos conocemos auténticos entusiastas de Amazon y AliExpress. Más difícilmente, conoceremos intrépidos que hayan querido abrir un comercio en Palencia. Los más modernos, no se olvidan del canal online de venta.
La crisis seguro que también hace lo suyo: somos una ciudad con una tendencia alta de paro (actualmente, del 15%) y con vistas a llenarnos de pensionistas, que no son precisamente los que dispongan de la economía más boyante.
Luego están quienes se quejan de que hay gente desagradable atendiendo en las tiendas y que, al final, entre las horas de comer y que cierran los sábados por la tarde, al final tampoco se va a perder tanto.
A expensas de saber si gastaremos más o menos en los próximos meses, está claro que el 'emprendedor' no se la juega tanto (las perrerías que el Estado les hace a los autónomos dan para artículos y artículos) y que el escenario electrónico va a transformar las ciudades.
El que no se suba al carro de internet, está condenado. Hoy día, es posible comprarse seis pantalones en una web de una cadena de ropa, recibirlos en casa, quedarse dos y devolver cuatro, sin mayores costes. Y a 400 kilómetros de Palencia también se puede comprar cerveza artesanal palentina, y recibirla en casa. Y así con todo.
Quizás ahora los pequeños comercios se alíen con los gigantes del comercio electrónico para distribuir sus productos en vez de recurrir a los Centros Comerciales; quizás esté cerca una app que aglutine a las tiendas que, si antes se asociaban en lo físico, ahora tengan que unirse en lo virtual.
El vendedor ahora responde en redes sociales y saber si un producto es bueno o no, se basa en las opiniones de los otros.
A cambio, es posible que veamos las calles más vacías en ciertos momentos, y sean la hostelería, las panaderías, algún kiosko (si es que sigue existiendo prensa de papel) y las ganas de paseo las que mantengan con cierta animosidad el día a día de una ciudad que, como muchas, se enfrenta a uno de los desafíos más inciertos de su historia.

1 comentarios:

A las 29/3/18 12:39 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola, ¿Cope Palencia está preparada en temas técnicos para emitir sus desconexiones también a través de la tecnología DAB+?

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal