Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

20 julio 2009

Por la Ruta de la Luz

Bajando después de una intensa jornada por el Monte el Viejo en buena compañía, con picnic ante las bandas policiales alrededor de las barbacoas que impiden disfrutar de unos excelentes chorizos a la plancha o unas deliciosas rodajas de panceta, guerras de globos de agua (recomendadas también para mayores de 20 años sin temor a hacer el ridículo), piscina y cena, dos amigos me sorprenden con una propuesta de la que ya había oído a través de los medios, pero en la que nunca había podido participar: hacer la Ruta de la Luz.
Dura las noches de un fin de semana completo: viernes, sábado y domingo, y es un paseo nocturno por la historia de Palencia a través de sus monumentos más significativos, perfectamente iluminados desde hace unos pocos años. Ayer domingo, la Ruta del Progreso, correspondía con la Palencia de los siglos XIX y XX. Entre parada y parada, charlando con la simpática guía o con algunos de los actores que acompañan al grupo y escenifican algunas historias o leyendas, ellos mismos te recomiendan las rutas del viernes o sábado, porque se recorre lo más encantador de la ciudad.
Sin embargo, la de anoche sirve para entender qué es Palencia hoy. Del pasado, lamentablemente, no quedan muchas cosas, pero sí tenemos un jugoso legado de obras arquitectónicas de la Palencia de hace 100 años, con el genial arquitecto Jerónimo Arroyo a la cabeza, a quien tanto debemos. Edificios y "cosas" que están ahí y tienen un sentido.
El domingo se habla sobre el por qué de la Calle Mayor, de la Plaza
Mayor, de Villandrando, de la Diputación... Todo aliñado con algunas perlas del pasado, como es la representación de la Leyenda de Santo Toribio, o aprovechando el paso por la Torre de San Miguel, la de la boda del Cid. Cabe decir que mi amigo Fernando había sido elegido entre el público por los actores para representar al cura, pero éste, con ganas de librarse, sólo se le ocurre apuntarme con el dedo a la par que explicaba: "Que salga él, que es de la Cope". Pues dicho y hecho, ante el cachondeo general de la espontaneidad de mi amigo, me tocó hacer, por una noche, de maestro de cermonias de la representación de una de las bodas con más solera (y Leyenda) de nuestras tierras.
Un plan alternativo tremendamente recomendable para forasteros y para los de aquí, que de cuando en cuando no está de más aprender un poco más sobre nuestros orígenes. La Historia, en este caso, es un vehículo más para aprender a amar lo que más nos gusta.

2 comentarios:

A las 20/7/09 18:34 , Blogger María ha dicho...

Veo que al final la barbacoa.... ajajajaj. Tiene que ser bonita esa ruta de la q hablas... si es que como la tierra de cada uno no hay nada:) Besos!!!

 
A las 22/7/09 15:51 , Blogger Fashion and Beauty Now ha dicho...

¡Qué interesante esta ruta! algún día tendré que hacerla ;)

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal