Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

22 abril 2010

988 si llama desde fuera de Palencia

La nostalgia de los 80 vende: los jóvenes de entre 25 y 30 años pensamos que nuestros juguetes y las series de TV que veíamos nos hicieron vivir una época dorada que le da mil vueltas a la actual, donde a las propias televisiones ya no les sale rentable poner programas infantiles a la hora del bocadillo de mortadela.
¡Y qué alegría nos da encontrar, de vez en cuando, en algún rincón de nuestro cuarto, alguna "antigualla"! Algunas las guardamos porque nos gustan, pero otras las encontramos casualmente. ¿Quién no tiene esa revista de comics del año en que nació en la que un tal Rubén de 9 años que vivía en Toledo quería hacer un club de fans de Mortadelo? ¿Quién no se ha vuelto a preguntar si a día de hoy está casado y tiene hijos, o si realmente alguien llegó a escribirle? Lo de aquellas formas de buscar correspondencia hoy son totalmente impensables. ¡Hala, venga, a ver quién es el niño o niña tontolaba que publica su nombre y dos apellidos junto a su dirección completa! Para que vaya a secuestrarle "el hombre del saco". Por cierto, nunca vi a nadie de Palencia escribiendo para ninguna revista.
Antes de la llegada de los teléfonos digitales, casi que también pueden considerarse como "trastos viejos" las agendas de teléfonos. ¿Quién no tiene una en la que estaba apuntado el teléfono de un tío con tan sólo 6 cifras? ¿O el del amigo de Valladolid con el 983 - delante? Yo tengo un bolígrafo (que sigue funcionando) en el que se hacía publicidad la empresa Dámaso y ponía un número de teléfono: 988 - 77 60 84.
Y es que, efectivamente, hubo una etapa en la que no sólo nuestros números constaban de 6 dígitos, sino que nuestro prefijo telefónico era el mismo que el de Orense: 988. Por entonces, en las guías no era necesario escribir "Ourense", con u gallega. Y Girona era Gerona.
Más adelante, a finales de 1993, Telefónica nos hacía plantearnos la siguiente pregunta: ¿Cómo llamamos ahora a los segovianos? [...] ¿Y a los palentinos?... En nuestro caso, marcando delante el 979. Y Telefónica nos recordaba: «Cuando facilite su teléfono, no olvide cambiar su prefijo».
Luego más adelante, cuando todo aquello de las telecomunicaciones empezó a crecer, y crecer, y crecer, pero antes de que llegaran los teléfonos móviles, Telefónica nos dice que a partir del 4 de abril de 1998 cambia la forma de llamar: ahora hay que marcar el prefijo siempre. Fue la noticia del momento para muchos: cientos de testimonios en televisión quejándose de lo trabajoso que iba a ser ahora marcar todos los números, que lo fácil que era lo de antes... Y se hacía raro, desde luego. Entrar, por ejemplo, en la librería Blanco, en la época de reserva de libros, y ver que la gente se sentía ridícula dando su teléfono con un 979 delante: ¡lo que sabíamos todos! Pero claro, había que darlo... no fuera a ser que...
Poquito más de una década nos separa de todo esto, y parece que hablamos sobre El Renacimiento: entonces no había ni Messenger, ni Facebook, ni móviles con 3G (ni con 2 ni con una. Simplemente, no había). Y ahora hay tantos móviles que quieren empezar a repartir números que empiecen por 7: la locura. Tal como avanza todo, no creo que sea de locos que de aquí en 10 años podamos teletransportarnos a través de un cable de banda ancha o por wifi. Tiempo al tiempo.

1 comentarios:

A las 23/4/10 18:55 , Blogger María ha dicho...

Y el wimax que? jajaja. La verdad que la forma en que evoluciona todo es curioso. Hoy hace 5 años que Youtube nació, ahora no podríamos pasar si este canal. ¿Quién no se lo pone alguna vez al día para ver algún vídeo chorra o simplemente para escuchar una canción? Yo creo que con el tiempo no habrá ni necesidad de marcar números de teléfono...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal