Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

24 julio 2010

Que siempre quede para una caña bien tirada

Como el resto del año apenas piso por Palencia, la gran parte de las vacaciones las dedico a descansar en mi tierra, en mi casa de toda la vida y con la gente que queda por estos lares. Digo la que queda porque al reencontrarse uno con viejas amistades o con viejos conocidos, siempre llegan noticias de que no sé quién aprobó una oposición de policía y se marchó a Nosesabedonde y el otro, el de la moto, puso rumbo a una ciudad donde no llegas directo desde Palencia en tren.
En días como éstos, donde apenas uno sale de vacaciones (aunque yo ya lo estoy en cuanto huyo de La Jungla), tanto como con los planes de toda la vida y las escapadas puntuales, soy capaz también de sentirme pleno el resto del mes "en el que no hago nada". Mi felicidad en 31 días casi 100 % palentinos se debe a la gente, a mi buena gente. A los pequeños momentos en los que quedas con quien hace meses que no ves: una hora, dos horas... suficientes, ¡o no!. Es verano: una terraza... Una cañita con limón bien tirada, a la sombra se está de lujo, ¿eh? Perfecto... ¡Cómo me alegro de verte!

Planes de vida, unas risas, cotilleos... ¡Gracias por la tapa (van aprendiendo algunos bares)! Recuerdos, más planes y futuro. Un abrazo o un beso y un adiós. También hay que decir que hasta la próxima, Internet hace mucho.
Hay quien por el refresco o la cerveza te cobra más de lo previsto, pero en todo presupuesto austero nunca debería faltar para poder invitarse a un cafetín a quien dedica una parte de su tiempo a estar con nosotros y compartir: pequeñas inyecciones de energía mutua. Oye, te han invitado a ti, mañana paga tú.
Se puede invitar en casa si la cosa está pachucha, pero con el buen tiempo, la gente merodeando, niños como locos, y la capacidad de sentirse por un momento parte activa de la ciudad... Eso, como dice el anuncio, no tiene precio. Ahí están las pruebas: en plena crisis, a veces, no hay quien pille sitio en una terraza. La próxima, chin-chin: por la amistad.

2 comentarios:

A las 28/7/10 14:17 , Blogger Jaime ha dicho...

hola, buscando reseñas sobre la cafeteria que regento -"el templo del café", acabo de descubrir tu blog y he de decir que me encanta, ademas muestras la terraza de la cafeteria, presentada por la famosa "botijera".
un placer encontrarte y seguire tu blog asiduamente.
un saludo.

 
A las 28/7/10 14:19 , Blogger Jaime ha dicho...

Buscando reseñas y comentarios a la cafeteria que rgento,¨-El templo de café-, he dado con tu blog, y de decirte que me parece fabuloso que alguien escriba sobre esta bella y pequeña ciudad.
muestras una foto de mi terraza, presentandola la famosa "botijera", la cual me acompaña y cuida la terrza durante todo el verano, preciosa fotografia.
un saludo y seguire asiduamente tu blog.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal