Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

08 julio 2010

Cuando llegue el domingo


¡Dios mío, la que se puede liar el domingo! Fue acabar el partido y absolutamente todos los que estábamos viendo a España por algún bar de la capital pusimos rumbo ipso-facto hacia el punto neurálgico de las celebraciones futboleras palentinas. ¿Qué mejor punto de encuentro que la mismísima Plaza de España para celebrar que somos, como mínimo, subcampeones del Mundo?
Una celebración sana, alegre, a remojo el que quiso (mayoría femenina curiosamente), sin incidentes ni revienta-fiestas. España se olvida de los matices políticos y todo el que tiene un "lo que sea" con nuestros colores lo saca a la calle. ¡España, España, España!
Una charanga improvisada se subió a la estatua del campesino para seguir animando, entre trago y trago a algunos cachis, al ritmo de trompetas y tambores. Unas chavalas pusieron la nota simpática al pasearse por la plaza con unos carteles de Hugo Boss en los que posaban algunos de los internacionales. Un balón de origen desconocido, comenzó a pasearse a pelotazo limpio, entre las cabezas de los más de tres mil presentes.
Pese a ser miércoles, a alguno le duró la fiesta más de la cuenta, quizás porque era la primera vez en su vida que podía celebrar algo así. Pero es que el domingo promete: en los bares no va a caber un alma (y eso que lo dan en abierto), las promociones y ofertas con las que se atraen a los clientes van a sobrar (dos cervezas más perrito y camiseta por 6 €, o un 3 x 2 en consumiciones, entre otras gangas) sobran. Basta con llenar el local con banderas de España, poner una pantalla gigante y a disfrutarlo como si estuviéramos en la mismísima Soccer City.
Los políticos tienen motivos de sobra para darles las gracias: han permitido que, por un rato, mucha gente con algunos problemillas, sienta un momento de euforia contagiosa. Los comercios (y los chinos) también están haciendo su agosto. Los efectos económicos son positivos con las victorias de España. Que dure. Porque es que la vida, como dijo el gran Andrés Montes, puede ser maravillosa...

1 comentarios:

A las 8/7/10 16:14 , Blogger María ha dicho...

Gracias a España por llevarnos a lo más alto. En Madrid pase lo que pase habrá fiesta. Se lo merecen como nunca, aunque pierdan... Han sabido remontar de un mal empiece y derrotar con clase, trabajo y humildad a la selección que goleó a Inglaterra y Argentina.

Nos han hecho soñar. Tardaremos en olvidarlo.

Besos!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal