Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

12 julio 2010

¡Y se lió, y se lió!

Palencia también formó parte de la parálisis general que padeció España anoche entre las 20.30 y el gol de Iniesta. Lo único que mantenía vivo al país era la fuerza con la que latían los corazones de millones de españoles como consecuencia de un árbitro bastante poco acertado, una Holanda irreconociblemente leñera, y oportunidades de gol que se iban al traste.
A eso de las 11 de la noche de ese mágico 11 de julio pasó lo que tenía que pasar:

Seguro que nos han oído desde mucho más allá. Un país de casi 40 millones de españoles gritando durante casi un minuto "GOL" al mismo tiempo tiene que ser lo más parecido a un tsunami, pero emocional. El sentimiento español se ha hecho muy fuerte: "Yo soy español, español, español". Por un instante todas las diferencias se van al traste: todos vamos a una. Somos muy grandes cuando nos unimos de esta forma para conseguir algo. ¡Cuántas cosas más nos tiene que enseñar el deporte!
Los más impacientes, en cuanto el fulano que nos arbitró pitó el final, corrieron como locos a bañarse a la Plaza de España. Pero merecía la pena quedarse un poco más para ver a Casillas levantar la Copa del Mundo en directo.
Luego sí, en la fuente de la Plaza de España no cabía un alma. Muchos precavidos ya fuimos con el kit completo: bañador y chanclas. Personalmente me sentí como hace ya 10 años: única vez en mi vida a remojo en una fuente pública, para celebrar la octava del Real Madrid, en el agua de Ponce.El ambiente de ayer era mejor que el día de la semi. Llevaba toda la semana pensando lo mismo: ¡la que se va a liar! ¡Y se lió! En La Cripta la liaron buena con la Copa del Mundo que prepararon de gin-tonic. Más de cinco mil personas dándolo todo entre gritos de "España, España", remojones de agua, petardos, banderas, alegría, algunos pisotones, buen rollo, charanga de nuevo en la estatua del campesino, no te conozco de nada pero te doy un abrazo... ¡Tío, es que somos campeones del Mundo!
Lo único que podemos lamentar es que no hubiera una sola pantalla gigante, un macro punto de reunión para disfrutar del partido, a diferencia de muchas otras capitales españolas, incluso más pequeñas que Palencia, que sí lo tuvieron.
Me di cuenta de algunas cosas más: que el agua de la fuente escuece en los ojos (a saber lo que tendrá), que a más de uno se le podría apodar "pulpo Paul" y no por acertar quinielas y que esto es muy, muy pero que muy grande.

1 comentarios:

A las 12/7/10 13:23 , Blogger María ha dicho...

Grandes, grandes, grandes. Se nos acaban las palabra, se nos acaban las lágrimas emocionantes de lo que se vivió ayer. Hoy se nos ponen los pelos más de punta al ver las preciosas imágenes que son testigo de que el Mundial es nuestro.
Generaciones y generaciones de españoles han soñado ver este momento. Muchos se han ido sin poder disfrutar de un partido épico como el de ayer.
Mi padre, forofo del fútbol y con lágrimas en los ojos era el ejemplo más cercano de lo que vivimos ayer. Aún es pronto para asimilarlo. En un tiempo veremos lo grandes que han sido estos chicos, esta generación. Tenemos un doblete histórico. El Mundo se rinde a nuestros pies. Nosotros nos rendimos a los pies de Andrés o las manos prodigiosas de Casillas.
Son 23 hombres que han hecho historia. Olé por Del Bosque, él también se lo merecía.

Besos!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal