Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

17 mayo 2010

La otra gárgola: la del esqueleto

Si la Catedral de Palencia tiene una particularidad que la hace única es su famosa gárgola del fotógrafo, fruto de una obra de restauración de principios del siglo XX. Y, sin embargo, hay otra gárgola, que se encuentra a su lado, menos conocida, pero por lo que se lee en blogs de viajes y páginas de arte, no menos atrayente: la gárgola del esqueleto.
Tal es así que en el programa Cuarto Milenio de esta pasada madrugada, de Cuatro, una espectadora que debió pasarse por nuestra tierra quedó, cuando menos, sobrecogida (pues, de lo contrario, no habría enviado la fotografía a un programa de fenómenos paranormales y misterio) con la gárgola en cuestión. Y es que, efectivamente, vista de cerca, la figura da cierto repelús.
Hablé hace poco con Laura, una canaria residente en Madrid, que estuvo en Palencia en una ocasión y se acuerda perfectamente de la gárgola del esqueleto. Será por detalles y, curiosamente, también se quedó sorprendida por la misma estatuílla. Uno llega a preguntarse si es para tanto ese pequeño esqueleto de piedra postrado en el ábside de la Catedral con esa postura a medio camino entre lo inquietante y lo siniestro?

Las gárgolas representan imágenes que distan mucho de lo religioso, seguramente como símbolo de que lo profano y lo demoníaco se quedaba fuera del templo sagrado. En el programa de anoche, mientras la periodista Carmen Porter se quedaba con las vidrieras, su compañero Íker Jiménez destacaba la cripta. La Catedral de Palencia es tan bella que sus detalles y leyendas son las que la hacen tan especial, y cada cual puede quedarse con lo que más le guste, pues hay para elegir.
Quede, de paso, patente la fotografía que alguien publica en su fotolog, seguramente una de las más originales y tenebrosas. La "bella desconocida" lo es en sí entera: todo es cuestión de adentrarse y conocerla más profundamente. No sé si cambiará tanto conocerla en medio de una tormenta, pero cualquier templo gigante del pasado nos fascina y nos sobrecoge al mismo tiempo cuando hace que nos sintamos insignificantes al lado de lo que es tan espiritual como desconocido.

4 comentarios:

A las 18/5/10 02:08 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Toda mi vida aquí y nunca he reparado en la singular gárgola. Sin duda la próxima vez que pase por allí la buscare. Gracias amigo por otra gran entrada.

 
A las 18/5/10 18:46 , Anonymous Anónimo ha dicho...

A mí también me parece la catedral una joya en sí, muchas veces poco apreciada por los propios palentinos.
Un saludo.

 
A las 24/5/10 00:06 , Blogger Fashion and Beauty Now ha dicho...

A ver si nos dices donde está porque yo aún no la he visto ¡qué delito!

Llama a Iker, igual hace un programa especial;)

 
A las 1/10/12 23:56 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Javier, estoy de acuerdo contigo sobre la maravilla que es la Catedral de Palencia. En cuanto a las gárgolas, decirte que he escrito un libro sobre las mismas titulado Las gárgolas de la Catedral San Antolín de Palencia donde intento explicar el significado de ésta de la que habéis hablado así como de todas las demás. Está disponible en formato PDF en bubok.com. Un saludo Francisco Vicente Calle Calle

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal