Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

06 diciembre 2011

Contra el hambre, ingenio... y subastas

Justo ahora acabo de ver el reportaje sobre la "burbuja" del fútbol que La Sexta emitió el domingo, en "Salvados", y ha sido difícil no acordarme del CF Palencia, que ahora tiene abierta una subasta on-line para que, quien quiera, puje por una de las tres camisetas firmadas, con dedicatoria, por Messi, Joel y Falcao.
De nuevo, aplaudo la iniciativa de Ramón María Calderé, de buscar la firma del argentino con el único fin de ayudar a un club que le abrió las puertas de par en par. A Calderé le prometieron que entraría en un transatlántico, que iba a ser SAD y la madre que lo parió, y le han dejado a bordo de un cascarón de nuez a punto de irse a la deriva. Y quizás sólo porque algo de bueno debe de tener esta persona que ha puesto su granito de arena de forma desinteresada, más allá de para lo que se le trajo, si bien la salvación de todos es también la suya propia.
La prensa palentina manda un mensaje de esperanza tras ganarle al Éibar 2-0 y ver un poco más de cerca la luz al final del túnel. Que el Palencia no está muerto, que sólo está herido de gravedad, nos dicen. Aunque, en los tiempos que corren, una inyección de dinero se antoja como una quimera.
El mensaje de que todos remen a una es una realidad. Atrás quedan las maniobras que provocaron el choque del Titanic. El barco aún navega, pero le entra agua por popa: el de los juicios de ex jugadores, el de la deuda por pagar pufos a precio de crack, el del montante privado que entró para convertir el club a empresa y que de nada sirvió más que para evitar su inminente desaparición... Y todos los enanos que le crezcan.
Decían en el reportaje que acabo de ver que la deuda de los clubes es terriblemente alta con Hacienda. Y entre que a un desconocido le embarguen la casa o el Estado embargara a su club de fútbol... ¿Qué duele más? A muchos les duele el fútbol... El puñetero y maldito fútbol en torno al que giran tantas cosas y que nosotros mismos jaleamos y apoyamos aunque no nos dé de comer. Peró ahí está: debiendo a España.
Y eso lo permiten las instituciones y lo permite el pueblo porque el fútbol nos emociona, como una película, como un programa de televisión, como una canción o como un sorteo de lotería. Y si el equipo representa a tu ciudad desde mucho antes que tú nacieras, como para no sentir algo si te gusta el fútbol y te gusta, además, Palencia.

Lo primero, es salir del chaparrón. Lo siguiente será lo inteligente: aplicar el consejo de la abuela. Ellos, los que de niños vivieron la post-guerra, y cosas peores que las de ahora, saben que lo ideal para salir adelante es no gastar más de lo que se debe. Muchos lo dicen de broma, pero a ellos lo del ternero y la gallina parece que les sirvió de algo. Si para agudizar el ingenio y progresar hace falta pasar una temporada de hambre, bienvenido sea el hambre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal