Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

14 octubre 2011

Si Justin Bieber fuera español...

IMAGEN: Partido Popular de Palencia
Creo comprender el efecto que busca el PP palentino con llevar a una famosa al Senado, como ya hizo en su día Marcelo de Manuel en las listas para el Ayuntamiento.
La sensación que, parece, se quiere transmitir hacia afuera es la de ofrecer a alguien con gancho para asociar unos valores a una marca. La marca es "Partido Popular de Palencia" y los valores pueden ser tanto los de "ganadora", "palentina", "campeona", "luchadora", etc, como los que se la han asociado durante la aún reciente oscura etapa que estuvo bajo la sospecha de una trama de tramposos, de la que, para su fortuna, ha podido salir por orden de la jueza. La mayoría de la prensa generalista se acordaba de ese detalle cuando Rajoy dio la noticia. Eso ya, a la vista de cada votante.
¿Cuál es la experiencia política de Marta Domínguez? Vale, cuatro años de concejala ¿Qué puede aportar al Senado una atleta cuyo objetivo más inmediato es prepararse, nada menos, para unos Juegos Olímpicos? ¿Ganó la Alcaldía el PP porque Marta iba en sus filas? Posiblemente, no. ¿Perdió el PP la Alcaldía porque Marta fue en sus filas? Posiblemente, tampoco. ¿Se acuerda la gente, en Palencia, de las actuaciones de Marta (por reseñar a una de las concejales más conocidas)? Eso habría que preguntarlo.
En el caso de que llevar a una deportista de élite en unas listas fuera un pecado grave, de lo malo a malo, va designada al Senado, la Cámara menos importante de las dos (para mi gusto, prescindible). El punto polémico puede venir cuando alguien se acuerde del dinero que la corresponderá por su cargo político, que no podrá atender en todo momento debido a su apretado y exigente día a día como atleta de primer nivel, por muy comprometida que pueda estar con la política. De hecho, en el propio partido hay quien se pregunta "¿Y no había otro?" (Circunstancia que puede pasar, vaya Marta o Pepito Pérez porque le cae bien al que apunta con el dedo).
Viendo estas y otras designaciones, y teniendo en cuenta que el marketing vale más en la política que la propia política en sí, no tengo ninguna duda de que habría algún loco jefe de partido de nuestro país que no dudaría en plantearse dar un giro de cordura a la carrera a la carrera de Justin Bieber si éste hubiera nacido en Albacete, por ejemplo, en lugar de London (Canadá). ¡Ay de tantos, si no fuera por los asesores políticos!

1 comentarios:

A las 16/10/11 22:20 , Anonymous Anónimo ha dicho...

http://joyasdecastillayleon.elnortedecastilla.es/2011/palencia.html

Votemos por nuestras joyas

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal