Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

22 septiembre 2011

Desconfianza

Últimamente, se habla mucho del miedo. No sé por qué hay un interés en anunciar todos y cada uno de los días que pasan que todo va mal: la prima de riesgo, los puntos de la Bolsa, Grecia, los contagios, especulaciones, habladurías y demás chuminadas macroeconómicas que, para el que dirige un bar modesto o el que arregla coches en su taller, poco importa.
Sin embargo, uno que ponga la televisión, aunque no entienda lo que le dicen, saca la misma conclusión que el que tiene su capital en Bolsa y su vida dependa de operaciones financieras semicorruptas. Que todo va mal.
Y, en nuestro país, con unas elecciones generales a la vuelta, lo único que debería beber la política es la desconfianza que siembran.
Es una crisis de los que tienen el dinero, de los que cobran a espuertas, de los que tienen pensiones estúpidas por haber salido elegidos en un cargo, de los que han corrompido el sistema... Y el pato lo pagamos todos. Además, con el egoismo por bandera, en Comunidades como Madrid, Cataluña o Castilla La Mancha, sacan la tijera para clavársela a los profesores, a nuestros doctores y a quienes necesitan de medicamentos en el día a día.
Unos no han tenido las herramientas necesarias, desde el poder, para abrir el paraguas en condiciones. Y otros, haciendo una oposición destructiva, diciendo que saben cómo abrirlo para que nadie se moje, se pasan los días mirando al cielo por si, cuando les toque, al final escampa y se quitan el marrón.
Los dos grandes de nuestro país se han puesto de acuerdo para reformar, sin el pueblo, la Constitución que fue aprobada por él, y con la intención de poder meter mano en los Telediarios del canal que pagamos todos, por si a algún periodista harto de tanto imbécil en política, le dé por hacer un juicio más crítico. Es lo que demuestra que, además, son miedosos. Lo que hace falta demostrar, el 20-N, que tenemos la inteligencia que ellos creen que no tenemos. Y es que, las crisis de dinero se solucionan con talento. Por fortuna, nunca podrán meternos impuestos por pensar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal