Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

23 enero 2012

Voy a pasármelo bien

Reconozco que mis últimas visitas a Palencia ha sido para pasármelo bien. El sentimiento de bajón al llegar a Madrid, ya sea en tren o en bus, es la mejor señal de que los días vestidos de morado han sido provechosos.
Un plan entre amigos, aparte de saludable y tremendamente recomendable, es barato. Mejor para los tiempos que corren. Una caña con tapa en el Rivera 13 no es dinero tirado. Un kebab en mi querido Rincón de Istambul es más que tomarse algo diferente por cuatro duros. Los mejillones a la escocesa o los triples de torrezno en esos sitios tan particulares de nuestra "Guía Michelín Palentina" son un valor seguro. Y una tabla en Los Candiles, o en la Cervecería Adams, o en un momento dado en la Flandes, puede dejarte hecho una persona nueva. Vale, esto ni es lechazo ni menestra... Sé que Carlos Herrera jamás hablaría sobre ello, pero me encanta. Y a mucha gente también.
Presumo, con orgullo, de haber disfrutado en mi tierra, con corbata incluída (aunque esto juegue en mi contra), de una nochevieja por 20 euros en la que no faltó nada... Bueno, el desayuno, que quedó para casa, pero me acerco al grupo de gente que, por edad, empieza a priorizar otros días para este tipo de fiestas. Presumo de haber puesto mi grano de arena en el comercio palentino; de una ciudad que ha tenido su buen ambiente de Navidad, pese al necesario recorte presupuestario; de los reencuentros con gente que nunca falla. De saber que tengo que seguir yendo porque la agenda de cumpleaños lo requiere y tengo la ocasión de hacerlo, me entra una dosis de adrenalina en el cuerpo.
Soy muy de la amigoterapia cuando las cosas van mal. Y más cuando van bien. Provocan euforia y bienestar, más si las circunstancias acompañan. A fin de cuentas, la buena gente en los buenos sitios vale más que varias visitas al médico. En mi condición de nostálgico, si cuando digo que mis raíces aún no las he cortado y han decidido crecer conmigo es por algo... Aunque a veces me rieguen por la cabeza.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal