Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

22 febrero 2012

Una cantera de cine

En esta ocasión no me refiero a la cantera del CF Palencia o a la del Palencia Basket o a la del rugby... no es nada deportivo. Lo leía en La Razón esta semana con este titular: "Palencia se sitúa como la cantera del mejor cine con el Goya a Elena Anaya".
Y es que si el año pasado nos faltó descorchar el champán en el balcón del Ayuntamiento con Ramón Margareto, este año ha sido el no va más con Elena Anaya, que ha conseguido la estauílla a la Mejor Actriz del año. Por ello, el alcalde Alfonso Polanco la ha felicitado y la ha prometido un homenaje a su carrera.
Palencia presume, pero no me sorprendía algún comentario que ví en Twitter del estilo "Ahora me entero que Elena Anaya es de Palencia", porque el "palentinismo" de la actriz ha sido relativamente discreto. Hay quien vincula sus propios éxitos con su lugar de origen, pero en este caso, hablar de Elena Anaya es hablar de Lucía y el sexo, Hable con ella, Van Helsing, Alatriste o La piel que habito, entre otras obras cinematográficas. Y, además, lleva tiempo haciendo vida lejos de la capital. Es normal que los especialistas en cine la pregunten por Almodóvar, no si por si sigue los partidos del Palencia.
Sin saber si vuelve con mucha o poca frecuencia (más bien parece lo segundo), seguro que ese pequeño homenaje o el detalle que la ciudad quiera tener con ella, puede ser una excusa para reencontrarse con la historia de una chica que en sus tiempos de niña iba a Angelinas... como un amigo mío que ahora trabaja para Mercadona, o una prima que ahora es profesora. Y que, quizás, por ese origen más o menos común que tenemos todos los que nacemos en Palencia, nos alegramos cuando uno que ha nacido en el mismo sitio que nosotros llega más allá, porque nos sentimos parte de un todo muy pequeñito pero muy particular.
Que los casi 200.000 nacidos en Palencia, dos hayan alcanzado un Goya en los dos últimos años es digno de orgullo. Sería bonito, sobre todo para ella, pensar que alguna jovencita a la que le entra la curiosidad del arte dramático por la vena, pudiera tenerla por referente en vez de los Cabanos y demás series surrealistas de quita y pon que vuelven tontaina a cualquiera y degradan el nivel de los productos audiovisuales que tanto desagradan, por lo general, a los propios españoles. Aunque luego, esa niña, con sus 18 años, tenga que coger las maletas y presentarse a las puertas de la Escuela de Arte Dramático de Madrid por si la cogen... Pero, a lo mejor, luego la va bien.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal