Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

06 marzo 2012

Los impuestos según se miren

Con marzo, no sólo llega la primavera, sino que a Palencia, antes que las flores, nos ha llovido una ligera subida de impuestos municipales: el billete sencillo del autobús urbano, la zona azul, piscinas climatizadas y servicios de alcantarillado y depuración.
Teniendo en cuenta que la subida no parece desmesurada, no suena a escándalo. No es que ahora haya que pagar 18 € por subir al Big Ben cuando era gratis hasta ahora, aunque el argumento del gobierno británico podría ser similar al del Ayuntamiento de Palencia: para cubrir gastos.
Lo malo de los impuestos en crisis es que, después de una subida, no se espera un mejor servicio. Pagar más por lo mismo es algo que jamás sienta bien. Más cuando los sueldos son los mismos... si no más bajos y procedentes de una prestación por desempleo.
Entiendo que conducir, en este período, esté ya entre los bienes de "tirando a lujo": más zona azul, más cara, céntimo sanitario y el combustible subiendo. Entiendo el disgusto de quienes les gusta conducir. Entiendo el cabreo de quien conduce por necesidad, de quien viene de fuera de la capital a trabajar y no tiene otra alternativa.
También entiendo a quien, además de pagar más IRPF a fin de mes para pagar el disparate de la clase política nacional y derrochona, tiene que ir sumando otras gotitas y quitarse de otras partes para que la taza no rebose. Porque, además, ahora, parece que se ha puesto de moda ir a trabajar con miedo, por si la empresa quiebra. También se ha puesto de moda que algunos empresarios (que pueden ser de Palencia o de otras partes) reajusten a su antojo, imagen y semejanza para que su Dios (ellos mismos) no pierdan su poder.
En este caso, digo que los impuestos municipales son buenos o malos según se miren. Porque teniendo en cuenta otras circunstancias ocurridas, parece que hasta sea bueno que el Alcalde del PP no haya hecho lo que su antecesor De Manuel: subirse el sueldo, con un par. Es bueno que el abono del autobús no haya subido (de alguna forma, no se castiga a quien utiliza el transporte público con frecuencia, como pasa habitualmente en Madrid, por ejemplo).
El único gran problema de estos impuestos es que, en la nueva legislatura es lo único que se ha hecho. Ante la ausencia, por ahora, de soluciones, y viendo que el problema va para largo, sólo han cabido parches que pagamos entre todos. La esperanza pasa por que la siguiente solución no sea otra subida más porque el dinero de la gran clase media-baja no es infinito. El dinero existe, pero está atascado en otras partes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal