Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

03 julio 2014

¿Que por qué decidí un día ser periodista deportivo?

Posiblemente, porque veía la previa de los partidos del Plus con esa música de Desafío Total y, si jugaba el Real Madrid, luego me bajaba con mi padre a verlo en el bar, aunque mi padre no fue futbolero, digamos. Mientras, en casa, quiniela en mano, iba anotando en tiempo real los goles que cantaban en la radio.
Posiblemente también porque mi tío, antes, me enganchó al fútbol con el CF Palencia en La Balastera y, con la llegada de Televisión Palencia, me gustaba ver el resumen por la tele de lo que había visto en el campo. Y porque, en todo momento, tanto en su coche, como en el campo, teníamos puesto Carrusel Deportivo. Porque también, al día siguiente, me gustaba escuchar en la radio los programas locales deportivos y escuchar las entrevistas.
De chaval pensaba en hacer algo como Moreno o Calleja, aunque mi inquietud era saber cuándo libraban porque aparecían todos los días en los medios locales. Su trabajo era hacer lo que hacía cada domingo que jugaba el Palencia en casa y, después, contarlo. Me parecía maravilloso. Y eso que una de mis vocaciones reales de chaval tenían que ver con la enseñanza. Jugaba a ser profesor y me lo creía. Más adelante, jugaba con mi primo a hacer nuestros programas de radio o nuestros periódicos en folios, con noticias inventadas y chistes raros, y también me lo creía. El gusto por el fútbol y por la radio acabaron de definirme. También algunos de esos test que los tutores hacen circular en el instituto y más o menos te terminan de convencer en función de tus aptitudes.
Hace poco, recordaba con mi madre cuando me dejó a la puerta de la Facultad de Ciencias de la Información en Madrid y ella se volvía a Palencia. Casi trece años después de aquel día estoy aquí escribiendo, a un rato de ir a mi trabajo: a la Cadena Cope, con sede en Alfonso XI, en Madrid, a uno de los ordenadores desde los que manejamos el gestor de la web y donde, si me lo pide el productor, preparo alguna pieza para el programa de Lama. En mente tengo ya volver a mi particular verano: el de la antena. Cuando los "grandes" se van de vacaciones, nos quedamos los "pequeños" al mando. Y es divertido. Antes de sentar mi culo en alguna playa española, habré estado disfrutando del ambiente de verano en la radio, con los compañeros de prácticas, el buen tiempo y sin una presión asfixiante más que el de sacar el trabajo de la mejor manera posible.
Y es que hace diez años que entraba por la puerta de Cope Madrid como un becario más, pensando qué habría de diferente con respecto a los dos veranos anteriores de prácticas en Palencia. En verano de 2004 cubrí la pretemporada del Atlético de Madrid que entonces entrenaba César Ferrando, con Antonio Sanz como jefe de prensa, y que disputaba la Intertoto. Después, en octubre, vino Rock & Gol...
... Y hasta hoy. Trabajo con ese grupo de locos que hace mil escuchaba con el pinganillo de la radio en la grada de general de La Balastera, desconectando un rato si es que el lunes tenía algún examen de Sociales o Biología, cuando ni siquiera sabía qué camino había que hacer ni qué había que estudiar para sentarse delante de un micrófono y contar partidos. Que el sueño dure, sobre todo, pasándolo bien. El día que hagamos algo con lo que no seamos felices, quizás sea el momento de replantearnos lo que hacemos.

4 comentarios:

A las 4/7/14 00:51 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Te lo mereces!!!! Sigue cumpliendo tu sueño, la vida da a cada uno lo que se merece,y tú, te mereces ese sueño.

 
A las 8/7/14 18:53 , Anonymous Anónimo ha dicho...

JURADO PREGONERO YA!!
PPolanco dimisión

 
A las 12/7/14 00:47 , Blogger Javier Jurado ha dicho...

Gracias por los mensajes, majos :)

 
A las 19/7/14 00:23 , Anonymous Umbrales de Campos ha dicho...

¡Adelante!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal