Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

18 agosto 2014

14 años dando noticias

IMAGEN: Seminario de Palencia
Al año que viene serán 15, que es un número más redondo, pero le leía a mi amigo Alberto Sanz a finales de julio que le era imposible no sentirse especial por ser un trabajador de Cope Palencia que lleva en la emisora desde que se abrieron las puertas... ¡Con lo que ha llovido por allí!
Tuve la inmensísima fortuna de hacer ahí mis primeras prácticas de radio en 2002. Una amiga mía me sugirió que preguntara, porque la emisora era nueva. Mi padre me vendió a Raúl y ese verano necesitaban a alguien de deportes porque Nacho se iba a centrar en El Norte. Me recibió Paco, el entonces director, que me dio un periódico de ese día y me metió al estudio a locutar. Detrás del cristal había un técnico con gafas, más bien serio, que supuse que sería quien me fuera a grabar. Mi padre, que me acompañó ese día, escuchaba atentamente desde el "hall" de la emisora: lo que viene a ser detrás de los biombos que esconden las mesas de la redacción de la puerta de la entrada. Paco me dijo que le gusté, que "aún no conozco a nadie a quien le haya comido el micrófono en todo el tiempo que llevo en esto" y mi padre me comentó que sonaba guay por la radio.
Hoy en día, sigo considerando ese pequeño estudio de la calle Modesto Lafuente un refugio donde charlar con buena gente, con amigos, y donde reencontrarme con la génesis de lo que hago ahora. Cuando me requieren Raúl o Carol en su [programa] local y se enciende la luz roja a veces me creo que al otro lado está Alfredo Merino, o Mara Santos, o Gonzalo Ibáñez. Me hizo muchísima ilusión adelantar el fichaje de Javi Navarro por el Palencia, procedente del Cádiz.
Raúl González ya estaba allí cuando yo entré y aunque era el jefe de informativos me fue de muchísima ayuda porque controla de todo. Es un tío al que su voz, con la que no puede ni una noche intensa de copas, le sentó ante el micrófono para ganarse las habichuelas. Le admiro tanto como a Alberto Sanz, el señor serio de gafas que luego resultó ser tan buena persona como profesional: aún no sé cómo fui capaz de hacer un programa sin relojes en el estudio. Me los prohibió porque "estás demasiado pendiente del reloj", me dijo. Y fue mi mejor capote cuando nos fallaron tres llamadas en directo y tuvimos que hacer un balance improvisado de lo que llevaba fichado el Palencia hasta ese momento. Menos mal que fue para cerrar el programa. Aquello me pareció un desastre, pero Alberto siempre te enseña qué gages se producen en esta profesión, cómo solucionarlos y con cuáles puede no pasar nada. Lo dicho: un profesional.
Tras el primero de mis dos veranos, me ofrecieron seguir durante el resto del año, pero tenía una carrera que seguir por delante en Madrid. Se quedó Caridad Frutos al frente, por poquito tiempo: su buenísima voluntad no le permitió seguir con algo que no la iba, como era el deporte. Espero que le esté yendo muy bien porque lo merecía.
Cope Palencia presume de haber podido "colocar" a gente como Virginia Areños, que fue redactora de Losantos y hoy produce informativos en Madrid; a Laura del Río, que acabó de corresponsal en Berlín; a Jorge Vicente Revuelta, que se fue a La Sexta Deportes... Y mucha gente que, por el camino, encontró lejos del periodismo un modo de vida mejor.
La vida no está siendo fácil para los medios de provincias, por la publicidad principalmente. Y porque a sus trabajadores se les aprieta más las tuercas. Y porque la espada de Damocles sigue con gesto amenazante. Luego está quienes creen que los periodistas, por lo general, "vivimos de puta madre". Maldita y bendita vocación... ¡Larga vida a Cope Palencia!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal