Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

17 septiembre 2014

El Cristo de las Angustias

No es el caso: el título del presente escrito no se refiere a ninguna talla de madera que preside la capilla de no sé qué iglesia. En la Plaza Mayor suelen concentrarse las personas y los grupos para protestar o reinvindicar cosas, y una de ellas, y desde aquí aplaudo la iniciativa, pide la conservación de nuestro emblema: el Cristo del Otero.
"La Otra Palencia" es el blog que le da voz a Alfredo Trigueros y que esconde entre sus líneas un perfecto tratado de cómo se encuentra la obra magna de Victorio Macho. Una obra colosal, que por su ubicación es difícil de vender a los turistas (aunque sigue siendo gratis), y a los que tampoco se lo ponemos demasiado fácil: "no sé por qué no le dan más publicidad", "sin GPS es complicado llegar", "apenas hay indicaciones", "no me gusta el acceso" o "poca gente" son los lamentos de algunos visitantes que, pese a todo, salen satisfechos con su visita, según dicen en Tripadvisor, casi el nuevo Abc de la hostelería 2.0.
Trigueros muestra con el detalle preciso de unas buenas fotografías las angustias de nuestro Cristo: fracturas, grietas, teselas perdidas o a punto de perderse, nariz y uñas rotas y desprendidas, y un entorno descuidado.
Con ello, suenan ridículos los 40.000 euros gastados en una iluminación que no ha gustado prácticamente a nadie, y para la que se han colocado unas estridentes vallas con las que proteger a los leds de los amantes de los ajeno más que para cuidar de la figura en sí.
El blog también resuelve uno de los misterios que, como palentinos, ronda por nuestra nuestra cabeza desde siempre. Y es que va a ser cierta la leyenda de que algún conocido nuestro sabe de alguien que sí subió hasta los ojos de la estatua por dentro. ¡Quién no piensa que sería magnífico poder volver a hacerlo!
Entre modernos molinos de viento en el horizonte más cercano, leds de colores y vallas propias de un módulo de prisión, no sería descabellado imaginarse a Macho revolviéndose en su tumba pensando en si no habría existido un cerro más lejano para levantar su estatua.

1 comentarios:

A las 19/9/14 19:27 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Buenisima entrada!!!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal