Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

09 septiembre 2014

San Antolín son las personas

La segunda semana de septiembre nos devuelve a la normalidad, a la monotonía con la que unos cuantos nos sentimos tan a gusto.
Dejamos, pues, atrás los sanantolines donde el que escribe, personalmente, ha disfrutado como hacía tiempo, no necesariamente por el programa de fiestas, mejor que el del año pasado, donde toda peseta de más se nota, pero la clave ha estado por otro lado.
Las casetas de tapas, motor años anteriores, descarrilan por momentos: asumimos que nos dan cualquier cosa más bebida por 2,50 €. Pocos hosteleros piensan en la calidad y en sorprendernos. Tan importante creen que es llenarnos el buche con un "pan con algo" como ellos las arcas. Quizás, por eso, les hay que marcan los precios que les da la gana para las tapas no oficiales. Sólo que eso ya no es la original Feria de la Tapa, sino algo parecido a un "Despiporre Casetil", donde yo planto aquí el chiringuito, que veraneantes no me faltan.
Bienvenidísima la publicidad que encontramos en los programas de fiestas. Hasta el diseñador ha tenido problemas para maquetar y dejar hojas sueltas entre tanto anuncio donde se pierde la referencia del día en el que canta éste o exponen lo otro. Es más fácil buscar en la vieja guía de las Páginas Amarillas que saber cuándo actuaba Pastora Soler, o cuándo cerraba Expo-Aire. Programa en el que seguimos tirando del Calendario de Fútbol de Tercera División, entre otros menesteres, para engordarlo un poco, pero es costumbre desde hace muchos años y ya no nos sorprende.
Es una pena que el Mercado Medieval sólo pueda aprovecharse tres días, siendo una de las actividades más atractivas, aunque los comerciantes se quejen de que las ventas no son lo que esperaban.
Chapó por el sorprendente mapping, por la cada vez más populosa carrera de balsas o por el concurso de "Pes", arruinado por una banda de imbéciles a los que seguimos sin poner cara, pese a que, dicen, se les ha multado con 2.500 euros, si bien tampoco sabemos si lo han pagado sus padres o si han prosperado sus recursos.
Chapó por los conciertos; no por la brillante idea de poner fuegos desde Dos Aguas al mismo tiempo y que las explosiones se mezclen con las guitarras y baterías del escenario.
Chapó por el comportamiento de los jóvenes que quedan para beber por la calle de forma pacífica; no por quienes no tienen la idea de poner unos aseos portátiles para que la gente pueda hacer lo suyo en el lugar que corresponde.
Chapó por permitirles a los bares tener abierto hasta más tarde; no como en Madrid, que ya puede ser la Fiesta Padre de todas las Fiestas que los Municipales van ordenando el toque de queda a horas tempranas, y donde las Leyes se saltan con dinero.

Y chapó por San Antolín, el motivo por el que nos juntamos las familias y los amigos. Por ellos, unos sanantolines pueden ser los mejores del mundo, aunque no haya nada en el programa... Pero sabemos que siempre ayuda una buena verbena de más o discurrir para traer novedades, que siempre vienen bien para distraernos y animarnos esos días, que para eso las pagamos. ¡Viva San Antolín!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal