Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

23 agosto 2010

Fiestas. Eh... ¡tapas!

Le estoy cogiendo el gustillo a esto de escribir los domingos por la noche, según llego de trabajar. Hoy vengo especialmente satisfecho y contento. Primero, me he enterado de que un buen colega como es Iván, ya es papá (¡felicidades!). Y segundo: para ser mi último Tirachinas, ha quedado una cosa más que decente y he estado muy tranquilo. El viernes, por cierto, entrevisté a Unzué, el nuevo entrenador del Numancia al que se me olvidó preguntarle por el clásico Torneo de la Galleta, que tan mala reputación tiene su nombre y que, esta semana, ha resucitado para congregar en Aguilar a dos Segundas. Bueno, el Alavés lo fue hasta hace poco.
Este jueves, por cierto, punto y final al último Tirachinas. Se cierran diez años de un pequeño capítulo de la historia de Cope. Estaré en la producción para verlo morir, aunque lo que está por venir, siendo sincero, me ilusiona una barbaridad.
Estoy casi pensando tanto o más que en lo que tengo por delante a modo de ocio. Los dos días libres, seguidos, de la próxima semana, en los que mi mente de forma automática piensa en tapas. No en fiestas, que no podré disfrutar más que lo que esté, sino en tapas. Los Santantolines están a la vuelta de la esquina, de preparativos se habla en la prensa desde hace rato, y sin embargo, me causan no mucha ilusión. Quizás porque no los viva los siete días, quizás porque de pequeño se vivían más por aquello de la feria y espectáculos infantiles por todas partes...
El día que vaya, quizás el concierto me guste o quizás no. Las ferias del libro y de artesanía me empiezan a parecer interesantes (me estoy haciendo mayor), el ambiente por la calle está bien (echo de menos el rollo de la noche del día 1 y la mañana del 2), y quizás la ausencia de sorpresas o novedades significantes hace que nos encontremos un poco con lo de todos los años. Que está bien, peor sería que no hubiera fiestas, pero tampoco me llaman poderosamente la atención.

Me dicen "fiestas" y mi mente piensa "tapas", como una analogía propia del concurso "Password". Adoro comer. Disfruto cuando los que sacan las casetas se ponen las pilas y por 2,50 tapa y caña (¿era 2,50?), que no es moco de pavo, se dejen la vida por no darte un simple pan-pan-hamburguesa. Que en una noche se te van 30 euros y no has hecho ná...
Mucho rajar, mucho rajar... Que es verdad que en el Consistorio podrían estrujarse un poco más la cabeza (no todo es dinero, que se lo digan a los alcaldes de los pueblos), pero que luego el año que no voy es como si me faltara la visita a la mamá.
¡Cristóbal, no hablo más que de comida, tienes razón! Bendito el que inventó el estómago y las papilas gustativas. A ver quién es el que no se da un capricho esos días.

3 comentarios:

A las 23/8/10 09:41 , Anonymous Pablo Saldaña ha dicho...

Suerte en tu nuevo periplo en la COPE; disfruta de las Fiestas de San Antolín y... ¡cuidado con las tapas!.
Saludos.

 
A las 23/8/10 19:13 , Anonymous Anónimo ha dicho...

!!!hombre y tambien de otras cosas!!! la verdad y tu lo sabes es que yo sin escribir de ella tambien disfruto mucho con ella (la comida). Nos vemos por "la funcion", como diria el otro. saludos

 
A las 26/8/10 00:42 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Animada a hacerlo, por fin encuentro tu blog y comienzo a leer. Pero como bien dijiste,muchas veces si preguntan , qué es la felicidad? podríamos contestar con una tapa en la mano: esto.
un beso. y felicidades de nuevo, via blog,un poco pasadillas ya!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal