Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

01 septiembre 2010

Fiesta y Patria

Suele pasar, que cuando llega un momento de fiesta y de alegría, los buenos sentimientos tienden a alzarse. Y el sentimiento que se desprende de estos sanantolines es el de Palencia.
Si los bares hicieron su agosto en el mes de julio decorándolo todo para la ocasión en la que fuimos campeones del mundo, ahora muchos se vuelcan en recordar que estamos en los, posiblemente, días de más jarana del año, con permiso de Nochevieja.
Nunca antes me habían puesto el himno de Palencia en un local. El dueño del "Y un cuerno", que otra cosa no, pero animar, anima un rato, anoche se permitió el lujo de ponerlo completo para que cada cual saque su "Soy de aquí" que cada palentino lleva dentro.
Lo mismo pasa con el Céndal, donde hace dos noches escuchamos no una ni dos, sino hasta tres veces el "Alé Palencia", que se acompasa con los calendarios de bolsillo de la temporada del club que el local que lleva Avelino (¿Dónde, si no, lo van a poner?) te entrega con tu pedido en barra.
En el Willy Fog lo de las diapositivas está a la orden del día, y lo mismo pone una de "La Gorda" como otra del mítico Fernandito el Librero u otra de nuestro alcalde. Todo es Palencia.
Ya si tenemos en cuenta que las peñas te recuerdan más que nunca con sus trajes que estás en una ciudad en fiestas, y que cada cual saca a relucir sus camisetas de Palencia con P, cada vez en más versiones diferentes, y que con las tapas te ponen, si pides agua, un Fuentes de Lebanza, con el "Felices fiestas" en la etiqueta, el sentimiento de pertenencia se multiplica al cuadrado.
Fue buena la excusa para volver a cantar, pues hacía tiempo que lo gritaba, eso de: "Dios te salve, Palencia querida. Dios te salve, granero de España".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal