Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

15 febrero 2011

Conexiones fascinantes

Juanpa es un personaje que siempre me ha caído bien. Un tipo que con su perenne sonrisa por bandera, su barba-roja inconfundible y su campechanía palentina ha sido capaz de hacerse un hueco allá donde la samba es santo y seña, donde nació Naide. Sus caminos se cruzaron y han llegado más allá de donde ellos nunca imaginaron. Me acuerdo de Jesús, que también ha ido a parar con una brasileña que, recientemente, le ha cambiado a su chaval el aire tropical de "essas terras" por el frío de la Tierra de Campos. Me acuerdo también de Dani, un madrileño que conoció en Madrid a Cris... o más bien al revés, porque a ella fue a quien más la cambió la vida. Transmite simpatía cuando cuenta ese viaje de vuelta a casa después de ocho años, con la misma ilusión que muchos estudiantes hemos regresado a nuestras casas, en tren o bus desde Madrid a Palencia... de mes en mes, apenas a un palmo de distancia en comparación con aquella otra. ¿Qué tiene Brasil? "¿Qué será, mami...?", como decía la canción, que aparte de fútbol, parece que tiene mujeres buenas. Bueno, no siempre son las mujeres. En el pueblo de mi madre siempre hablan de un sacerdote súper inteligente que emigró a Brasil y que, cada vez que volvía, daba gusto oirle hablar. Son historias personales que no dejan de sorprenderme: "Alma de cántaro, ¿qué has hecho para...?" Son historias mucho más normales de lo que uno piensa: entre internet, los viajes "low-cost", y el fenómeno de la inmigración más la incipiente emigración que nos tocará vivir a los españoles, el mundo parece más globalizado que nunca, y no porque Disney nos metiera al Pato Donald por vena hasta en los cromos de los bollos de la merienda exportada. O mejor, el mundo parece más humanizado que nunca.
Lo que suelen surgir de estas conexiones tan fascinantes suele ser un intercambio de visiones, de experiencias, de idiomas, de rarezas, de expresiones, de sentimientos, de vidas, de caminos... Sólo algo enriquecedor propio de las relaciones humanas constructivas.

Un chico me dijo una vez que no tenía ningún sentido salir de España cuando hay tanto por ver en ella... Claro que después de estar un año en paro, ni tan siquiera quiso dar el paso de buscar trabajo en la vecina Valladolid. Palencia está muy bien (o puede llegar a estarlo), pero no hay que olvidar que la llegada de las suecas a nuestras costas son las que abrieron los ojos a los españoles de los 60.
Bien es cierto que, a veces no hace falta irse muy lejos para encontrar algo interesante, y gente muy diferente... La virtud está en saber sacar partido de la diferencia. Lo que al día a día le hace fascinante es ser conscientes de que, por más que nos parezca lo contrario, nunca lo sabemos todo.

2 comentarios:

A las 18/2/11 22:48 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Genial, como siempre claro, me encanta el logo de "palentinos por el mundo", es creacion tuya?

 
A las 19/2/11 13:00 , Blogger Javier Jurado ha dicho...

Gracias!
El Logo aparece en un Grupo de Facebook con el mismo nombre: http://www.facebook.com/group.php?gid=52322337049

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal