Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

12 abril 2012

Postal de abril

Publico esta postal de abril, estas líneas, desde Alfonso XI, la calle madrileña desde la que se ha lanzado al país, con guasa cariñosa, la canción que ha hecho mella hasta en las cabezas más locas de cuantos nos escuchan. El CF Palencia sacude de polvo sus trajes de gala para tenerlos a punto en el mes de mayo, cuando el Marqués más querido por España acuda a apoyar la causa de la no desaparición de uno de los clubes que lleva nuestro nombre. El fútbol que no es SAD sigue haciendo galones de equipo, en estado puro, donde el último canterano y el primer socio llevan el escudo a la misma altura.
Mamá Marta sigue contando los días que la quedan, entre silencio y silencio, para tener la oportunidad de llevarse, por ejemplo, el pulgar a su boca y dedicarle una medalla especial a una personita especial, sin tener por qué levantar la vista hacia un pueblo que desde aquello de los galgos, empezó a creer que lo de la cinta rosa tiene truco.
M'agrada, como diría él, saber que mi buen compañero de trabajo Edu, al que el destino le ha puesto un futurible suegro de Paredes, salió satisfecho de su primera visita a la capital palentina, de la que me habló de los vermús de un día de Semana Santa. Podemos aún sacar pecho de tener una ciudad que no se resquebraja, pese a los lamentos color gris prudente de los que conducen, desde las instituciones, los destinos de nuestra tierra.
De momento, navegamos sin miedo y mirando al futuro, lejos de los terrores que se infunden desde Madrid, donde la incompetencia de unos y de los anteriores nos lleva a pagar a los de siempre los platos rotos que jamás utilizamos. Incluso los sueldos dignos que se ganan en la gran capital son incapaces de esquivar los Esperanzazos de una mujer que no usa, ni usará jamás en la vida, el transporte público, entre otras cuantas cosas públicas.
Entre tanto, sigo con las hojas de la agenda de fines de semana llenas de trasquilones y con pocas opciones de darme el respiro que siempre quiero darme, ver a mi buena gente, saber que todo les está yendo bien, comer mejor y gastar menos. Mientras siga habiendo, cada vez, un motivo para ir, será señal de que lo que allí queda es bueno.

1 comentarios:

A las 13/4/12 00:41 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Aqui te esperamos siempre con los brazos abiertos!!!!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal