Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

24 diciembre 2012

Feliz Austeridad

IMAGEN: Revista El Jueves
Así es imposible sentir cuerpo de Navidad. La Lotería de Navidad debería estar prohibida un sábado. Un día de diario, el run run de los niños de San Idelfonso amansa la tensión del lugar de trabajo y de los centros escolares... Si es que ese día van los alumnos, que va a ser que no. En la víspera, nos decía Jerónimo, el tutor que tenía en 3º de la ESO: "mañana, en teoría, hay que venir". No nos lo dejaba claro, y los cuatro gatos que aparecíamos por clase al día siguiente salíamos al rato por la puerta con un cartel luminoso en el que ponía "SOY IMBÉCIL". Lalalalito lalalala... Ciento cincuenta miiiiiil pesetas. Que esa cantinela te pille en lunes, o jueves, o martes, o lo que sea menos en sábado, te recuerda que el descansito de Navidad está cerca.
Lo que lamento de que no haya tocado nada en Palencia es que se ha pasado la oportunidad de que nuestro nombre saliera en los medios de comunicación por algo bueno. Ya sabemos por lo que se nos conoce últimamente. Y para un año en que no han salido palentinos a la palestra con algún escándalo por medio, tenemos el jaleo del equipo de fútbol. Para que luego se quejen de cómo se vende fuera "la marca España".
Llegamos a Nochebuena. Este año no he trabajado, pero otros sí lo han hecho. Mi compañero, el bueno de Santi Duque, ha tenido un hermoso día de resaca "post mensaje de San Casillas", y eso siempre vende. En el mundo del periodismo, rara vez te enteras de que llega un festivo. Yo he llegado a un punto en que mis festivos son cuando libro y cuando tengo fiesta con mis amigos o compañeros de trabajo. Siempre que voy a una fiesta, celebro un festivo, aunque esté con el negro más tizón del mundo pintado en el calendario. 
Mientras, se van colando diferentes mini-monólogos en el móvil de uno en el que, para decir Feliz Navidad, te cuentan una paridilla. O te ponen dibujitos. No quiero ni saber cómo estará Twitter o Facebook esta noche, con la gente subiendo fotos de lo que come, en vez de comérselo. Me gusta, en cualquier caso, todo lo que intenta salirse de los tópicos de los buenos deseos y de las críticas (también tópicas) de los que hablan de hipocresía, se hacen los rebeldes y luego siguen el guión de estos días a pies juntillas. ¡Con lo fácil que es encontrar en el día de hoy una excusa y divertirse! Quien quiera recordar el nacimiento de Cristo tiene una Iglesia cerca. Que nadie se queje de que la gala de la casi malograda TVE es aburrida: Internet tiene de todo. Por cierto, mañana, día 25, es fiesta. Los bares, esta noche, están abiertos, por si alguien quiere jaleo, sus abuelos son de irse a la cama pronto y las partidas al julepe no son un gran atractivo. Y si alguien no quiere celebrarlo, que no lo celebre, pero que tampoco aburra, gracias.
¿La foto? Una cachondada. El mensaje del Rey ya no es lo que era desde que se hacen parodias en Internet. Nuestro virrey de Bostwana no es lo que era desde entonces. Concluyo con el mensaje que pulula por sitios inconcretos de nuestro país y nos transmite el montaje: Feliz Austeridad... ¡Ah! Y con el mensaje del genio Vityweb: 'El Príncipe de Palencia' Imprescindible.

1 comentarios:

A las 5/1/13 22:24 , Blogger Vityweb ha dicho...

Esa canción me suena, jejeje

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal