Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

30 septiembre 2014

Y que sigan disfrutando de la comida

Es una de las mejores noticias para acabar el mes: ¡el comedor social sigue abierto!
Este mes había dicho el Alcalde que el comedor "ya no era necesario", porque no había dinero para mantenerse (se mantiene de forma altruista, por las aportaciones generosas de la gente) y porque las necesidades de esas personas ya quedaban cubiertas con los servicios sociales.
Ignoro por qué Polanco llegó a decir que el único comedor social de coste cero en nuestro país "no era necesario". Comentando la noticia con amigos y conocidos, la gente que no comulga con la derecha hacía la misma reflexión: al PP no le interesa airear todo lo que haga ver que España hay pobreza. El dato, que está ahí estuviera quien estuviera en el Gobierno, perjudica al que manda, eso está claro.
Personalmente, ignoro los motivos que le pueden llevar a un responsable a pensar eso, cuando los datos de 2014 son estremecedores: uno de cada cinco españoles vive en el umbral de la pobreza. Si nos referimos a la tasa infantil, muchas ONG dan la voz de alarma: "la tasa de pobreza infantil es preocupante". 3 de cada 10 niños es pobre en nuestro país, si bien en Castilla y León la tasa se rebaja al 23%, que no está mal (entiéndase la ironía). Save The Children sitúa a España en la cola de Europa en reducción de pobreza infantil.
Aumenta en nuestra región más de un 100% la asistencia a familias amenazadas por desahucio. Un gasto básico como la luz han batido récords en este mismo mes.
El trabajo es de peor calidad, se cobra menos, aunque los millonarios lo son más que antes.
¿Demagogia? Puede ser, pero con datos reales. Por eso no me creo que un comedor social no sea necesario en los tiempos que corren, aunque la demanda haya bajado. ¡Y ojalá nadie necesitara de él!
Hoy se habla en las noticias de la estatua que hay en Cataluña a Jordi Pujol. La señora que ha donado 2000 euros para que el comedor "Siempre Contentos" siga con vida, merece dos y sin derribo.
Pese a los pequeños "brotes" de optimismo, y con la sensación de haber dejado de tocar fondo, no podemos olvidar que hay gente que necesita comer y necesita de la caridad. A esa señora, y a todos los que aportan lo que puedan, ¡gracias! Ojalá todos fuéramos así y pudiéramos dar más de lo que damos, a ésta o a otras instituciones benéficas. Para mí, comer, aparte de una necesidad básica, es un disfrute. Por eso, que por mucho tiempo, la gente siga disfrutando de la comida.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal