Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

21 diciembre 2015

35573 palentinos se quedan sin voz en Madrid



El titular lo daba @PalentinoP este domingo en su cuenta de Twitter. Si todos los ‘sin voz’ se uniesen en un solo partido, éste sería la segunda fuerza más votada en Palencia. Y, como en Palencia, en tantos otros sitios, hasta el punto de que si todos los votos de IU-UP sumasen, tendrán 13 escaños en vez de dos, por poner un ejemplo.
Ya no es tanto la Ley D’Hont como la necesidad de una circunscripción única nacional en las elecciones generales. Y como el ejemplo de Méndez de Vigo nos demuestra que cualquier partido puede colocar a cualquiera de su partido en la lista que más le plazca, ¿qué sentido tiene lo de los escaños por provincias? El caso de los partidos regionalistas o nacionalistas responden especialmente esta pregunta, pero no es nuestro caso.
En nuestra casi vecina Soria, desde que les quitaron un escaño, y al Congreso sólo van dos, están en un sin vivir: voten lo que voten, siempre saldrá 1-1.
Si nos fijamos en el caso de Segovia, la pregunta lógica de este año nos invita a pensar: “¿Por qué se manda al congreso a un imputado?” El tal Gómez de la Serna, por lo visto, ni atiende llamadas. Y se supone que se debe a los ciudadanos. Todo muy democrático, oiga. Pero como conozco al pueblo segoviano, y sé que hay gente muy normal, quiero pensar que, con listas abiertas, los propios votantes del PP de Segovia no le habrían puesto el aspa. Al hombre, que es animal de costumbres, le cuesta menos poner cuernos a su pareja que a su partido político, y con listas cerradas, te la tragas.
Así pues, si tiramos de lógica y sentido común, no es una locura pensar que el sistema necesita una pequeña vuelta, por un simple argumento que, seguro, convence a todos: un ciudadano = un voto. Para que los 33573 palentinos que han votado no sientan que sus expectativas acaban en una planta de reciclaje de papel. Y eso, que lleva pasando casi 40 años, se aleja de la democracia que soñamos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal