Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

08 septiembre 2007

Raras sensaciones

Desde hoy, nuestros amigos de la web www.cfpalenciaco.com me prestan un huequillo para ir plasmando las impresiones que mi equipo del alma, el Palencia, me va dejando desde el exilio. Gracias a Álex, Luque y compañía. Aquí, el primer artículo:

RARAS SENSACIONES

Uno ya no sabe cómo reaccionar ante las sensaciones que nos provoca el Palencia cada nueva temporada.
Es una extrañísima mezcla de ilusión, la que nos intenta cada pretemporada vender la directiva; de incertidumbre, por la cantidad de caras nuevas que llegan a nuestra ciudad; de esperanza, por creer que este año puede repetirse la gesta del pasado; de desconfianza, por el bajón de la segunda vuelta, el mal comienzo de la presente y la renovación por tres años de un entrenador que prefirió lo táctico a lo divertido; de lejanía, por el hecho de que tan sólo un palentino figure en la plantilla; pero también de cercanía, porque el Palencia sigue siendo nuestro equipo del alma.
Aún así, con el estómago revuelto de palentinismo, con todo lo bueno y lo malo que eso supone, ya estamos preparados para el torrente de partidos que tenemos por delante de Liga, no así, desgraciadamente, de Copa. Pese a todo, las pilas cargadas, los pelos como escarpias y una sonrisa de oreja a oreja en estos primeros compases. Enseguida llegarán los problemas o las alegrías, en función de cómo les hayamos colocado el listón a los nuestros.
De verdad que uno no sabe cómo postrarse ante lo que se avecina. Esas sensaciones son tan frágiles y confusas que un simple resultado hace que nos tambaleemos por dentro para bien o para mal. Podemos haber llegado eufóricos a La Balastera y salir desinflados tras ceder dos puntos frente al Conquense (por desgracia los árbitros también juegan). O sentirnos expectantes ante el Lemona y Ponferradina, y acabar con el corazón resentido de emoción cuando vemos las orejas a los penaltis. O sentirnos fuertes y superiores ante el partido de Tafalla y salir con un rostro bien diferente tirando a pachucho.
Pese a todo, no me importa no tener claro es lo que uno siente en estos primeros momentos. Lo que para mí tiene importancia es que todo lo que me pasa es por culpa del Palencia. Y eso es, el amor a unos colores, lo que siempre me mantiene satisfecho y más tranquilo.

1 comentarios:

A las 15/9/07 18:07 , Blogger Alberto Esteban ha dicho...

Mira que Palencia ha parido gente interesante... Muy interesante tu blog.

Saludos

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal