Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

01 octubre 2007

Un grupo de amigos

Me dicen que ayer de nuevo aburrimiento en La Balastera en el Palencia 1 - Sestao 0. Quizás lo único positivo fueron los tres puntos y el haber logrado marcar ante un equipo que, hasta entonces, era el único imbatido de las categorías nacionales, lo cual tampoco es para presumir demasiado porque puede llegar el colista y volver a sacarnos los colores, como el año pasado. Balón de oxígeno y a seguir trabajando. Una línea a seguir por este Palencia, queda claro en otro artículo que recogen los amigos de Cfpalencia.co: "Un grupo de amigos".

UN GRUPO DE AMIGOS

Recién concluido el europeo de baloncesto las cosas me quedan mucho más claras. Muchos nos frotábamos las manos cuando empezaron a llegar refuerzos. Y muchos los que, por lógica pudimos pensar: si el año pasado nos salimos... ¡éste puede ser la repera!
Nada más lejos de la realidad. El comienzo ha sido bastante malo. Los árbitros están ahí, pero eso no es excusa. El Palencia es el que debería ser capaz de marcar más goles que su adversario sin tener que depender de penaltis y similares. Un día te vale, pero cuatro no. Un equipo campeón no puede ni debe llorar pensando en que le han robado. Un campeón al que le roban, se sobrepone y sabe de dónde sacar.
Quizás el problema no esté en que haya recambios para todas las posiciones, en que haya ilusión puesta en el equipo... Quizás es que este Palencia sea demasiado “nuevo”. Muy reforzado pero totalmente diferente al que disputó el play-off el año pasado. A este Palencia hay que darle tiempo. El grupo debe conocerse, debe terminar siendo una piña. Sólo así llegarán los goles, las victorias e incluso el “jogo bonito”. Un equipo debe ser como una buena pareja de mus, que sólo con mirarse saben con qué cartas juega el compañero. Sólo así se gana la partida.
Sí que es verdad que el año pasado también hubo caras nuevas y el arranque fue mucho mejor. Pero había hombres como Santi Villahoz que este año ya no están. Un Villahoz es lo que siempre necesita el Palencia. Un palentino y veterano. Un líder para vestir el escudo del Palencia. Este año no sé quién llevará la batuta en el vestuario, pero como que ahí falta algo.
El Palencia es un equipo, pero no se le ve como grupo de amigos, como la selección de Pepu. Aparte de jugar, hay que transmitir. Llegar al nivel de Pau, que fallaba tiros libres y el público, lejos de silbar, animaba, son palabras mayores. Pero una vez logrado, todo viene solo.
Calidad individual la hay. Ahora sólo hace falta que la magia llegue entre líneas. Que el grupo sea un grupo y que se echen al público al hombro. Sólo entonces nos va a dar igual que el árbitro pite o deje de pitar porque la sensación que nos quede será la de haberlo disfrutado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal