Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

31 diciembre 2009

¿Y toda esta gente?

Si por algo se ha caracterizado Palencia estos días es porque, de repente, surgen personas y vehículos por donde antes no había. Sobre los coches queda claro que la lluvia ha sido el principal problema: jarreando como jarrea es normal que llegue a parecer que falten carreteras (y plazas de aparcamiento) para tanto jaleo.
Y en cuanto a lo del número de personas, da que pensar: durante todo el fin de semana ha estado todo lleno. (¡A pesar de la lluvia!) Y todo es todo y a todas horas. Mucha gente por la calle de compras, muchos jóvenes (y no tan jóvenes) llenando como pocas veces los pubs y disco-bares por la noche... "¡No hay más que gente!", oía exclamar a más de uno. Lo cual, ante las fechas que estamos, hace pensar que la gente, efectivamente, vuelve a casa por Navidad. ¿Y por dónde paran el resto del año?La circunstancia se asemeja un poco al síndrome de despoblación de nuestros pueblos, donde sólo en fechas concretas es cuando la gente surge como setas, lo cual da que pensar. Es evidente que los estragos del curso académico se dan un respiro durante estos días, y también lo dan as vacaciones para algunos (los que las tengan, que no son tantos como nos puede parecer). Y dicen los dueños de los bares que no se están vendiendo tantos bonos para Nochevieja como otros años, lo cual hace ver que la crisis, al mismo tiempo, también pasa factura. Así, pues, Palencia congrega a mucha más gente de lo que lo hace el resto del año. Estudios fuera, trabajos fuera... Oportunidades lejos de nuestra tierra chica. Un serio toque de atención para quienes tienen entre sus manos el futuro de nuestra ciudad. No todo se soluciona con carriles-bici, ni tampoco con el provisional retorno de palentinos por Navidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal