Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

12 noviembre 2009

No tan ajenos

Supongo que muchos compartimos la sensación de que Palencia, cuando sale en los medios, es, básicamente, para contar alguna mala noticia, cosa que no sucede, por fortuna, con mucha frecuencia. Con circunstancias como ésa es con lo que forjamos nuestra percepción de Palencia como una ciudad tranquila, ajena a todo lo que pasa en el resto del país. Definimos Palencia como un sitio tranquilo, donde un atropello mortal en carretera o el cierre de una fábrica conmueve a la ciudadanía entera.
Sin embargo, en los últimos días, se leen noticias que, de alguna manera, nos suenan de algo. Hace no mucho, en Baleares, el derrumbe de un edificio se cobró vidas humanas (y en Palencia hubo un escape de gas); los robos y las detenciones por drogas son el pan de cada día en nuestro país, mientras nuestros diarios locales van dando cuenta, cada vez con más frecuencia, de detenciones similares y problemas, llamémosles, de convivencia con los extranjeros.
En nuestra ciudad, Fasa peligra con la crisis mientras, no muy lejos, se habla de Opel. La gripe A ya ha clavado su guadaña en algún vecino nuestro, el índice de atracos se dispara mientras se cuestiona la eficacia de la Policía, como en Madrid. La corrupción ha sido el gran cáncer de muchos Ayuntamientos, y ninguno está libre de sospecha: ni el nuestro, hasta que se demuestre lo contrario.
Estamos unidos al resto de España más de lo que parece. Sobre todo porque los males, cuando llegan fuertes, es difícil no salpicarse. Nuestros medios de comunicación siguen informándonos de lo que hacen nuestros vecinos, nuestros representantes, nuestras Asociaciones, nuestras empresas. Pero detrás de unas declaraciones, una manifestación, una acción en un rincón de nuestras calles... hay un reflejo en otra parte no tan lejana. O al revés, somos el reflejo de lo que pasa en otros sitios. Aunque nos sintamos únicos en el mundo, no podemos permanecer ajenos a nada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal