Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

26 enero 2010

Fieles y también protagonistas

Leo con cierta sorpresa lo que se comenta en el foro oficial del CF Palencia sobre un ligero desánimo que ha habido en la afición en un día tan especial como fue ese Palencia – Éibar que congregó a casi 5.000 fieles en las gradas de La Nueva Balastera.
Inevitable, por un lado, acordarme de aquellos inicios donde los Muy Moraos, en escaso número, con unos cascos de plástico acudían para poner la nota de color en la grada de general, donde arrancaban la sonrisa a más de uno con sus cánticos y genialidades. Eran pocos, pero suficientes.
Desde entonces, las peñas comenzaron a ir en aumento, y tras el retorno
a Segunda B, se pudo enganchar, sobre todo, a gente joven, reacia a ir al estadio, y encontraron en esos grupos una forma distinta de apoyar al equipo de la ciudad: una forma de ver fútbol, de identificarse con unos sentimientos, de generar adrenalina y de pasarlo bien al mismo tiempo.
Quizás lo que se reclamaba el domingo, en un partido donde el aspecto del estadio era maravilloso, donde el encuentro estuvo a la altura, donde el Palencia, a pesar de los fallos que, a veces, le cuestan partidos, demuestra actitud y se gana a pulso el respeto de sus rivales, era ese plus, ese avance que se ha alcanzado con el paso del tiempo.
Y es que la afición, durante las retransmisiones de los partidos, también es noticia. Bien lo saben los equipos de Primera: que si ojo a los Ultra Sur, que si en Getafe se coreaba domingo tras domingo “Víctor vete ya”, que si en El Sardinero se estremecen hasta los cimientos cuando se canta “La fuente del cacho”… Y fuera de nuestras fronteras nos dicen que el “You’ll Never Walk Alone” es un espectáculo que ningún aficionado al fútbol debería perderse. Sinceramente, no tenemos nada que envidiar. Quizás no veamos goleadas en casa, como en Tercera, con las que el público, aún sin querer, se viene arriba. Pero da lo mismo: ganamos y soñamos. Más ruidosos o menos, estamos con el equipo, y nadie nos quita el cabreo de camino a casa cuando perdemos.
En Palencia nos creemos cada vez más que nuestro club forma parte de nosotros. Soñamos con que podemos hacer algo grande. Soñamos con que esta temporada podemos acabar entre los cuatro primeros… Y quién sabe después. Me dice un compañero de Barcelona: “Dime quién te ha tocado en el play-off y te digo si asciendes o no”. Todo es posible hasta que se demuestre lo contrario.
Artículo publicado en CfPalenciaCo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal