Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

03 febrero 2010

De la Calle y en la calle

La Morenilla tiene trabajo. No ha pedido nada nuestro Alcalde: lucidez para dirigir el futuro de Palencia y salir de la crisis. Casi lo que piden hasta los han perdido la fe, no sólo en cualquier tipo de Dios, Virgen o Santo, sino en los propia clase política.
"De la Calle" la llamaron... y en la calle está el protagonismo por desgracia. La festividad de Nuestra Santa Patrona coincide con el día en el que se sabe que el paro ha seguido en aumento, y que en Palencia hay apuntadas otras quinientas personas más. Es difícil que cualquier Alcalde pueda sacar más o menos adelante la situación de su tierra si no es con el respaldo del Gobierno central, y ahora mismo sabemos que España no es que esté lejos de ese ficticio momento "Champions de la Economía", sino que todo el mundo sabe que estamos en descenso a Segunda División. Así es difícil. Y cuando algunos dejamos de creer en la política por todo lo que se ve por ahí, los políticos piden al más allá o al de más arriba.
Bastante con que no cierren las empresas que tenemos, con que no falte formación para todos, con que no falte el respeto entre unos y otros, y con que nos hagamos la vida un poco más fácil, en el día a día, sería suficiente, en lo que vienen tiempos mejores.
El día permitió, al menos, que Palencia, con el buen tiempo por bandera, viviera una jornada diferente, para trabajadores, estudiantes y también para desempleados. Las fiestas están para eso, aunque a veces el cuerpo no esté preparado cuando las cosas no van del todo bien.
No voy a referirme esta vez al acto de la matanza en la Plaza Mayor al que me he referido en alguna otra ocasión, donde siempre hay quien protesta (algunos de ellos comen carne de cerdo), para no variar. El tiempo dirá, como sucede con la tradición de la caza, de la pesca o los toros, si gusta o no gusta. Lo que está claro que un buen pincho de morcilla no se lo salta un gitano.
Morenilla, Morenilla: ya que nos falta la fe, que no nos falte la esperanza.

1 comentarios:

A las 9/2/10 20:01 , Anonymous Pablo Saldaña ha dicho...

La esperanza y otras cosas, Javier. Pintan bastos en la provincia, y tengo la impresión de que jugamos con una baraja que sólo tiene ese palo.
Saludos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal