Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

28 diciembre 2010

"Sad", en Palencia, también significa triste

IMAGEN: Web Muy Moraos

La afición es el verdadero patrimonio de un Club. Si el equipo está en Regional, la afición está con él. Si el equipo está en Regional, los empresarios no lo están.


El Palencia ya no es de los socios, salvo milagro de impugnación. 81 años de historia cambian de rumbo por una mezcla de deuda, necesidad de liquidez, y una conversión sacada del bolsillo por arte de birlibirloque a empresa SAD. El Club de Fútbol de la ciudad desaparece. Nace una empresa.
Nunca antes el foro oficial del club había derramado tantas lágrimas y tantos gritos de impotencia. Una Asamblea, como rezan las crónicas, surrealista y esperpéntica, en la que votaron (de aquella manera) apenas 200 socios de los 600 a favor de que el Club dejara de ser de ellos para ponerlo en manos de un capitalista.
Las SAD, por aquello de que el dinero se fue comiendo al fútbol, fueron un mal necesario. Y para mal, valga la redundancia, en muchos casos. Que se lo digan al Real Jaén, al Real Betis y el calvario para que el empresario "Don Manué" se fuera del club, la desesperación colchonera entre quienes no aguantan a Gil Marín, los equipos de Segunda B que se juegan su desaparición por una mala gestión de quien no eligieron nunca los socios...
El Palencia ya es uno más dentro del club de empresas donde los socios dejan de ser aficionados con estatus para convertirse en pequeños colaboradores económicos donde sólo valen por lo que pagan.
Casualidad que la dichosa Asamblea, triste Asamblea, se celebrara justo a los 100 días del mandato del que, quizás, quiso pasar a la Historia del Club. Luego es verdad que llegarán los domingos, y un equipo de morado, con un escudo que soporta más edad que algunos de nuestros abuelos, saltará al césped y rezarán por que la empresa no quiebre, como todos los trabajadores. El resto cambiará más bien poco. Sé que la afición gritará eso de "¡Palencia! ¡Palencia!", sin la SAD detrás. Y lo seguirá haciendo de todo corazón.
Ojalá este 28 de diciembre fuera ésta la noticia inocente que nos cuelan los periódicos, pero no lo es. Este 28 de diciembre ha amanecido triste. La palabra "sad", en inglés, es justo lo que significa: triste. En Palencia, desde hoy, para los que amamos a nuestro equipo, también.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal