Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

14 diciembre 2007

¡Necesitamos agua!

Con exclamaciones y en mayúscula. Es ridículo que hasta el debate acerca del cambio climático esté más o menos politizado. Están los que toman partido con los ecologistas, que apoyan la teoría real de que existen cambios en el planeta que nos perjudican: aumento de las temperaturas, deshielo en el Ártico, desertización, desastres naturales... Luego están los que se acuerdan de cuando sus abuelos decían que a veces veían cosas raras, como nieve en julio o calor en invierno y que el cambio climático no es tal sino una excusa para alamar a la población y para que gente (en este aspecto tienen más razón que un Santo) para que tipos con Al Gore se metan unos cuantos verdes en el bolsillo. Pero si les preguntamos, también nos dirán que recuerdan cómo Palencia quedaba cubierta de nieve durante aquellos duros inviernos de mediados de siglo. Nieve, nieve y más nieve. En el norte de la provincia aún se puede ver esa estampa, pero quizás con menos fuerza de lo habitual. Y en la capital, el dia que nieva es fiesta.
Tengan razón unos u otros lo que no podemos es ignorar la evidencia. Concienciar más a los ciudadanos para que hagamos un uso responsable de los recursos naturales es imposible. El gran problema (porque son los grandes contaminantes) son las grandes empresas a las que las sale rentable pagar multas por contaminar el río que utilizar otras vías para producción. Y ahí nosotros poco podemos hacer. Demasiado hacemos con separar las basuras, reciclar correctamente, utilizar menos el coche... Hábitos que hace unos años eran impensables.
Frío tenemos para aburrir. El mes de noviembre está siendo duro en cuanto a las temperaturas, pero se echa de menos el agua. Y por muy desagradable que sea pasear por paraguas o tener que ir de compras por la Calle Mayor con todo el mundo apelotonado bajo los soportales, las lluvias son necesarias.
Y no lo dice quien escribe, sino la Conferencia Hidrográfica del Duero. La alarma ya está en el aire. El dato es conciso, claro y aterrador: en Palencia se ha vivido el peor mes de noviembre de los últimos 68 años. De momento, seguimos en diciembre y ni gota. La previsión para la próxima semana que nos ofrece el INM sigue siendo la de sol, que no de calor. Los embalses seguirán mermando. Ya vendrá el verano...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal