Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

22 enero 2008

En Palencia parece que es menos

El batacazo del Ibex, paralelo al que se ha producido, contra todo pronóstico, en todo el mundo, confirma que, efectivamente, 2008 va a ser un año de crisis económica.
Mal acabó el año pasado, sabiendo que la inflación había superado el 4% y que la luz, el gas, el agua y similares iban a subir como la espuma. Y aunque los pisos bajen ligerísima y tímidamente, las pobres parejas recién hipotecadas a 40, 45 ó 50 años ven cómo el Euríbor sigue cuesta arriba. (Dato estadístico: una pareja castellanoleonesa necesitaría el sueldo íntegro de 19,74 años para pagar una vivienda).
Una ventaja que tiene Palencia es que es una ciudad relativamente barata, y las crisis generales parece que afectan menos. Quizás porque en Madrid, centro de esta locura de país (locura porque gobiernan locos y la oposición la forman otro atajo de locos, aparte de que a pié de calle seguro que conocemos a unos cuantos, pero eso es otra batalla), precisamente las crisis se notan más.
Échenle la culpa a la corrupción urbanística, a la inmigración ilegal o a lo que les dé la gana, pero la diferencia entre ricos y pobres cada vez se acrecenta más. En diciembre se publicaban datos ciertos a la par que contradictorios: desde un gasto menor en Navidades por familia (la Navidad de 2007 ha sido un 30 % más cara que la de 2006) hasta un aumento de un 20 % en las compras de artículos en tiendas de lujo. ¿Entonces tenemos o no tenemos? En general, parece que unos pocos tienen muchísimo. Algo similar a lo que pasa en los países en vía de desarrollo. También es verdad que, por otra parte, más de una familia necesitaría unas clasecillas de administración financiera "para andar por casa", es decir: si no hay para comer, no hay para comprar ropa de marca ni para ponerse el Imagenio.
En Palencia, volviendo al tema, los precios son más baratos que en las grandes capitales españolas, y la subida de impuestos municipales no ha sido ni exagerada ni desmesurada (baste comparar la subida del transporte público en Palencia, un 1 %, con la de Madrid, superior al 12 %). O las ayudas que ofrece el Ministerio de Vivienda para jóvenes, que en Palencia a uno le arreglan la vida, pero en Madrid o Barcelona, apenas hay para empezar. El sueldo medio de un español (y de un castellano - leonés) está en torno a los 1.500 euros al mes... Pero bien sabemos que las medias no son fieles a la realidad.
A los españoles de a pié, los que ni dirigimos ni mandamos, cada vez nos pinta peor. A los palentinos, pues también, aunque parece, por todo ese gasto menor que hacemos en nuestra tierra, que el mal es menor, pero es mal al fin y al cabo. Como nosotros no gobernamos, o nos declaramos sumisos ante los impuestos, como venimos haciendo desde años inmemoriables, o nos vamos al exilio, pero como no tenemos ni dinero ni ganas de marchar, no nos queda otra que aguantar. Pues eso, paciencia y cordura a la hora de gastar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal