Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

12 marzo 2008

De la mano de Dios

La situación que vive nuestro equipo de fútbol poco tiene que ver con aquella mano milagrosa de Maradona ante Inglaterra. El equipo ha tenido que estar metido en el fango hasta el cuello para comenzar a moverse. Se recomienda la prevención a la curación. Por fin Del Barrio ha sido destituido. Por fin se hace algo. Ahora queda ver si con este remedio la herida deja de supurar.
El problema es que, pese a los esfuerzos y los síntomas de recuperación, el Palencia no pueda salir de ese barrizal en el que él solito se ha metido. Entonces quizás haya que pensar en que alguien más tendrá que tomar las de Villadiego. Hemos pasado del cielo al infierno en un suspiro. Y eso escuece bastante.
El Palencia está tan mal que ahora mismo nadie se acaba de fiar de que ésta sea la solución definitiva. Puede que si pero el "puede que no" pulula cual vil mosca cojonera rondándonos por la cabeza. El finiquito (esperemos) no nos deje muy tocados.
Pero, aparte de los males deportivos (que siguen, esperemos, teniendo solución), los económicos (un finiquito es un finiquito, más con tres años de contrato de por medio), están otros males, otros síntomas que no han pasado desapercibidos por la afición, como puede ser la falta de compromiso de determinados jugadores a los que les da igual bajar que no (pensando en que, si bajan, otros Segundas B llaman a sus puertas), como puede ser el agotamiento de la credibilidad de la Directiva, como el malestar de la afición (es terrible volver a "los 800 de siempre" de la Tercera)...
Mi deseo, y supongo que el de todos, el ya expresados: que el Palencia se recupere, aunque parezca que hasta ahora hemos estado un poco dejados de la mano de Dios.


Artículo publicado en www.cfpalenciaco.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal