Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

04 septiembre 2008

Un añito de transición

A veces pienso que no sé si lo de “añito en el infierno” es lo más adecuado para la temporada que afronta el Palencia porque la Segunda B no es que nos hiciera sentirnos en el cielo precisamente.
Por la situación que atraviesa nuestro equipo es preferible llamarlo “un añito de transición”. Nadie asegura si a algo mejor o no. Y es que, precisamente, tal como están las cosas, no sopla el viento muy a favor.
Por un lado, lo deportivo: la Tercera está muy cara. El objetivo, con el nuevo sistema de ascensos, ya no es entrar entre los cuatro primeros, sino ser el mejor del grupo. Y no va a ser tarea fácil teniendo equipos tan fuertes como el Mirandés, el Burgos, el Ávila, la Segoviana, etc. Las crónicas del primer partido que he leído a través de internet me han transmitido más sinsabores que otra cosa. Vale, no vamos a afilar la guadaña porque quedan 37 partidos, y los tres primeros puntos ya están en la saca. Pero después de una lamentable temporada 2007/2008 lo último que desea la grada de La Balastera es volver a aburrirse. Bien me decía un socio veterano la semana pasada: «como sigamos así, lo mejor va a ser plantar una palmera en el centro del campo, poner unos bancos, y a tomar el sol, que nos vamos a divertir algo más».
La política de fichajes también ha sido cuestionada por aquello de repescar “viejas glorias” y por la falta de un delantero que asegure goles.
En lo extradeportivo, cada vez son más las críticas hacia la actual Junta Directiva: se cuestiona su gestión con el paso de los años, las dudosas deudas a la Seguridad Social, la actitud de Villegas con algún que otro medio de comunicación que ha pedido su cese, su actitud en momentos como el partido del Real Unión… Son muchos años al frente del club, y aunque ha vivido momentazos como el del play-off a Segunda, los dos descensos y las faltas pesan.
Es así: justo o injusto, cuando la pelotita no entra, las críticas reparten estopa por doquier. Tal vez los últimos malos resultados y la pésima actitud de los jugadores sobre el césped en los últimos no sé cuántos partidos se marcan en la retina de los aficionados. Lo que ocurra en lo deportivo de aquí a dos temporadas será tremendamente decisivo para Alberto Villegas de cara a las próximas elecciones, si quisiera presentarse.
Los primeros compases no han traído todo el optimismo que Palencia y su club necesitan. Parece que existe una raíz que viene de atrás y que impide que nuestro equipo termine de arrancar. Que venga pronto lo bueno antes de que sea demasiado tarde.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal