Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

10 diciembre 2008

A toda máquina

IMAGEN: Norte de Castilla
Antes de llegar al ecuador de la temporada, el Palencia se ha torcido un poco. Pensábamos que una vez puesto el tren en marcha, el Palencia iba a llevar el ritmo de una locomotora imparable. Llegó la parada en Miranda, en principio, la única que podía retrasar un poco el camino al primer puesto. Pero se ve que el primer puesto no es cosa de Palencia o Mirandés. Soria y Burgos se han convertido también en estaciones aciagas y dejan al Palencia lejos.
Los primeros resultados, incluida la derrota ante el Mirandés, daban
paso a una euforia contenida. Esa derrota era un simple síntoma del mano a mano por ese primer puesto de la clasificación. Con los números sobre el papel se podía empezar a lanzar las campanas al vuelo. Sobre el césped cabía la posibilidad de dar paso a algunas sombras. Sombras que, por desgracia, se han echado un poquito encima. Mientras las derrotas sirvan para aprender cosas, bienvenidas sean. Al fin y al cabo, tal como está establicido este año, quedar segundo o cuarto es lo mismo. El caso es que se ha pasado en poco tiempo de estar muy cerca del primero a estar más cerca del cuarto. Pero no debe decaer el ánimo. El Palencia sigue siendo el mismo que hace unas semanas y si hay algo de qué preocuparse es de que el Palencia no se convierta en enemigo de sí mismo: que no saque partido de los peores encuentros, que entre en un círculo de juego que acaben conociendo los rivales, que no termine de emocionar al público de La Balastera, que se le vean las taras y flojeen los recursos cuando falla el equipo principal. Mientras todo eso se tenga controlado, se llegará con garantías al play off.
Pensemos que la Liga regular, mero trámite para lo que de verdad nos interesa, es un camino para aprender, para llegar a la perfección. Hay que seguir trabajando pensando que la Segunda B es el único objetivo. Empezando por Pepe Calvo, por su mente sólo debe pasar "Segunda B", "Segunda B", "Segunda B"... Jugar cada partido como si fueramos de Segunda B, no de Tercera, aunque sea difícil cuando el equipo visita algunos de esos modestísimos estadios. Hay que pecar de chulería, de mirar por encima del hombro: "Somos superiores" por afición, por presupuesto, por estadio, por futbolistas y por historia, y como tales, el ascenso es la única plaza que se nos antoja como necesaria. ¡Locomotora a toda máquina!

Enlace de este artículo en la web amiga www.cfpalenciaco.com, aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal