Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

23 junio 2011

Un nacimiento que nace de la emoción

De un tiempo a esta parte se está poniendo de moda, en sus diferentes versiones, el concepto de la “ley de la atracción”, que viene a decir algo así como que, si crees con fuerza y con amor en un sentimiento, una idea o un deseo, acrecentas las posibilidades de hacerlo realidad.
Uno de esos libros cuenta cómo los grandes inventos del mundo partieron de un pensamiento y de unas ganas de hacerlo. Y que todo ese motor se mueve con fe, ilusión y, sobre todo, esperanza. Y, a veces, paciencia, con la que el premio sabe mejor.
Asistimos en estos días al nacimiento de una idea impulsada por un sentimiento. Un grupo de gente que sintió, con desencanto, la conversión en empresa del club de fútbol del que formaron parte. Un grupo de gente que entiende de otra manera el sentimiento de pertenencia a algo tan importante para una ciudad, como es su equipo de fútbol. Un grupo de gente que sintió una punzada en el corazón cuando, sin poder hacer nada más que aceptar la situación, vieron que dejaron de ser lo que estaban siendo hasta entonces. Un grupo de gente que aún se emociona cuando evoca recuerdos de viajes, partidos, juergas, cánticos, abrazos, nombres de ex futbolistas y gritos de ¡Gol del Palencia!
Gente que, irremediablamente, echará la vista atrás cuando en la radio se oiga: "Y en La Balastera, este fin de semana, Palencia – Salamanca" o "Palencia – Real Unión" o... "Palencia – Burgos"... Un Palencia – Burgos son palabras mayores: nunca un trozo de césped del tamaño de un campo de fútbol soportó tantas muestras de dolor al mismo tiempo.
Y cuando vieron que otros (y, después, una mayoría democrática) tomaron la decisión que les arrancó un pedacito de su alma morada, decidieron coger las riendas de su propio camino y, juntos, darle forma a una idea que se traduce en ilusión y en sueños: el Club Deportivo Palencia. Apenas ha dado sus primeros pasos y cuenta con quienes les miran con un poco de desgana: plataformeros, villeguistas o los de la pataleta, les llaman. Porque, dicen, no dejan en paz que el CF Palencia SAD haga su vida propia. Sin embargo, nada mejor que montarte tu propia película cuando, las que te quieren poner, no te gustan.
Es un proyecto que parte de cero y el techo, por lo tanto, queda muy alto, aunque algunos sueñen con rozarlo. El niño llegará hasta donde llegue. Y se transformará en lo que tenga que transformarse, pero la ilusión con la que se está llevando este parto sobresale por encima de cualquier dolor. Y qué narices: un nacimiento que nace de una emoción siempre es algo digno de ser bienvenido a la vida.

4 comentarios:

A las 23/6/11 23:43 , Blogger Francisco Javier Arenal ha dicho...

Javier, el articulo no tiene desperdicio, pero creo que no es una medida acertada. Si cada vez que algún socio es contrario a alguna decisión se tiene que montar su propia historia, mal vamos. El Palencia, sea club, SAD o cualquier otra cosa siempre será el equipo de la ciudad, el morado, el de todos, por el que siempre soñamos jugar algún día en primera.

 
A las 23/6/11 23:49 , Blogger Francisco Javier Arenal ha dicho...

Hola Javi, excelente articulo pero no estoy de acuerdo . No creo que cada vez que alguien este en contra de una decisión tenga que montar un equipo alternativo. El Palencia es de todos, sea club, SAD, o asociación de esgrima, por el hemos soñado, sufrido, independientemente del apellido ,presidente o dueño del club.

 
A las 24/6/11 02:25 , Blogger Javier Jurado ha dicho...

Las Sad siempre me han generado desconfianza y entiendo que haya gente que sienta de otra forma, que sienta que una empresa no es lo mismo... Algo ha cambiado, y supongo que los matices y las circunstancias sean tantos que entiendo generen diferentes sensaciones. Gracias por tu comentario.

 
A las 30/6/11 16:12 , Blogger axel5558 ha dicho...

Desde la distancia, quizás,tenga una mirada mas fría y menos sentimental,pero la experiencia me dice,que las escisiones suelen perjudicar a ambas partes,yo soy de un pueblo que no llega a los 20mil habitantes y tuvimos 5 temporadas imborrables al equipo en 2 división y eso solo pudo ser gracias a la implicación de la gente,al ir todos a una.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal