Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

06 septiembre 2011

Cuando sonaba la traca

Cuando sonaba la traca, yo ya estaba en la discoteca... Si no por los postres de la genial boda de mis amigos Óscar y Rebe. Dicen que "la Glori" vende tracas mejores que la que contrató el Ayuntamiento para declarar el final de los Sanantolines. Todo sea por recortar en gastos.
No es que en las fiestas uno se aburra, porque servidor, que estaba de vacaciones, las ha disfrutado, y bastante, con reencuentros, escapadas, salidas... Aunque lo de que el programa no está a la altura de la ciudad sucede desde hace bastante tiempo, aunque este año, con los recortes, sobre todo, en conciertos, se ha notado más que nunca el aspecto "malo" de las fiestas. Quizás por eso, de nuevo, el protagonismo se lo han llevado los eventos de pago: las actos en el teatro y las tapas, Mercado Medieval mediante (o "de las Tres Culturas," aunque pocos le conocen así). Y aún con ésas, si estamos por ponerles peros, los podemos poner.
Ver a Leo Harlem o a Anthony Blake por 20 ó 25 € no está al alcance de cualquiera. Más después de que, según me han contado, un tío como Blake no estuvo del todo fino en su espectáculo, en el que algunos espectadores no sentían lo que el mago suponía que debían sentir. Y lo de las tapas empieza a ser otra cosa que degenera de la idea original. Ahora nos encontramos "casetas de bares que salen a las calles", donde lo mismo te ponen una mal llamada tosta que te ponen unas raciones fuera del precio estándar. Y les hay que, como les sientan mal que te traigas el refresco o la cerveza de otra caseta (con un vaso da para dos tapas), te las cobran a 2 euros y Santas Pascuas.
Luego están los que han sacado sus tapas, pero no han sacado las casetas. Así, quienes quieran tomar algo diferente en un ambiente más tranquilo, con su consumición en vaso de cristal, pueden hacerlo incluso sentados. Así se ahorran salir a la calle.
Lo de Bertín Osborne, para ser el segundo concierto gratuito de un "famoso" después del de Malú y que no falló, fue lamentable. Como dice mi tío Cristóbal, "me apuesto lo que sea a que éste estaba en la finca (una que tiene cercana a Palencia, según parece) y dijo: voy un momento a cantar ahí a Palencia y ahora vuelvo". El tío, como si viniera de echar el paseo por el Salón, cantó un par de canciones entre monólogo y monólogo y se fue. Era el 2 x 1 que le encalomaron al pobre tras venir con Arévalo al teatro.
Los fuegos artificiales no emocionaron a nadie. Esta vez, pocos y mal tirados. Pero había que cumplir. Cualquier pueblo nos da mil vueltas.
¿Y quién dijo que no iba a haber ambiente en las Huertas del Obispo? Ya se lo han montado por su cuenta cientos de jóvenes que han acudido sólo para hacer botellón. Algunos, con camisetas de "pseudo peñas", como la de los "Little Fuckers" o las de las chicas que preguntaban en su delantera "I am sexy?", haciendo gala de un mal inglés (y mira que es lo primero que se enseña), y se autorespondían con un "Say Yes" que lucía en sus espaldas.
Dejémoslo todo esto en un "Necesita Mejorar" como el que nos ponían en las notas de la EGB como diciendo "tranquilo, que tú puedes", que lo mismo te valía para un 0.0 como para un 4.5, aunque, en realidad, era un cate como un piano.

2 comentarios:

A las 6/9/11 22:00 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Gran fiestas las que hicimos nosotros, con gran traca final en la boda, si señor!!

 
A las 20/9/11 13:22 , Anonymous Anónimo ha dicho...

El recorte está bien para el momento económico que vivimos, eso si, quizá fue excesivo, aunque en muchas otras ciudades también ha sido elevado. Yo soy de los que pienso que unas fiestas duran una semana y que no es lógico pedir un crédito si no hay dinero, hay cosas mucho más importantes, es mejor destinar el dinero a asfaltar una calle (que está ahí todo el año) que gastarse un dineral en un concierto de hora y media (más aún teniendo en cuenta como está la economía. Las fiestas para el dinero que se destino fueron de 4.5 y es cierto que hay que mejorar. Pero también hay que tener en cuenta que uno de los problemas que hubo en la organización es que "la mitad" de los gastos los realizó el PSOE (conciertos de pago: Dani Martín y Pablo Alborán) y la otra mitad el PP, que cuando llegó se encontró con dos conciertos de pago de artistas de alto caché, y con que era necesario reducir gastos y que una gran parte del presupuesto se había gastado.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal