Palencia Entre Líneas

Cuatro apuntes sobre un sentimiento y una forma de vida: la nuestra. Palencia existe, se ve, se toca y se disfruta. Es un modo de vida.

02 septiembre 2011

La charanga a la puerta del Martirio

Tan sólo hace unas horas volvía exultante de una buena fiesta. La calle Alfonso VIII volvía a acoger una muestra de lo que es, y debe ser, la fiesta de un pueblo que tiene ganas de pasarlo bien en la fecha más destacada del calendario... para los que somos de aquí.
La Charanga "El duende" animaba a la puerta del Martirio a pasar por allí para quedarse, para disfrutar del mítico "Parabarabarabarabá... ¡Pa-len-cia!" o de todo un clásico como el "Pucelano el que no vote".Los honores de la juventud al Santo Patrón quedan a la orden del día desde las primeras horas del 2 de septiembre. Entonces uno se llega a olvidar de que hay un presupuesto ridículo para los sanantolines, el paupérrimo programa de fiestas año sí y año también, y todo lo demás. Por un momento, esa masa es un todo y tonto el que no baile.
Y cuando hace tanto que uno no pisa Palencia el día grande, las sensaciones se multiplican, la alegría se desborda y el momento acaba mereciendo la pena.
De vuelta a casa, con el "Tírate de la moto" resonando en la cabeza y mirando de reojo el azul que sale por el horizonte, caen las cuatro gotas que permiten que este viernes, más festivo que cualquiera de los domingos, haya amanecido una tranquilidad rota por los cohetes que han retumbado por la capital toda la mañana para acompañar a los fieles que han acudido a beber el agua milagrosa de la Cripta de la Catedral. El tiempo sigue respetando. La traca final del sábado nos recordará que el lunes muchos volvemos a la rutina con un sabor todavía a charanga, tapas, copas y calimocho.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal